Inicio Testigo Fiel 2020, despertar a la realidad

2020, despertar a la realidad

181
0
Testigo fiel

Por: Jesús Torres

2020, despertar a la realidad

Se terminaron las vacaciones y a partir de este lunes la mayor parte de las actividades vuelven a normalizarse, los alumnos regresarán a las aulas esta semana y todo mundo a trabajar con nuevos bríos y mucha esperanza para este 2020.

Atrás quedaron los festejos, la noche buena y navidad, los abrazos, los regalos y la cena de fin de año acompañada de los mejores deseos y buenos propósitos.

Ahora toca otra vez hacer frente a la realidad que siempre se impone y presenta cada día nuevos retos para salir avante.

Si la temporada decembrina hizo olvidarnos un poco del diario acontecer en nuestro estado, el país y el mundo, déjeme decirle que nada ha mejorado.

En México la violencia no descansó, son miles los que siguen en el desempleo, el clima de inseguridad está más vigente que nunca y la salud de muchos mexicanos se mantiene amenazada por la falta de medicamentos en hospitales públicos y centros de salud.

Si durante el 2019 el crecimiento económico de este país fue de cero, para este 2020 la expectativa no es nada halagadora mientras el gobierno siga destinando la mayor parte del gasto público a programas asistenciales con fines electorales.

Los tres principales proyectos de la Cuatroté como el nuevo aeropuerto de Santa Lucia, el Tren Maya y la refinería en Dos Bocas no se observa que avancen, al contrario cada vez presentan más complicaciones.

Pero además, será un año con menos recursos para el campo mexicano, el turismo, para el mantenimiento de la infraestructura carretera, seguridad pública y para organismos autónomos como la Fiscalía General de la República (FGR),  el Instituto Nacional Electoral (INE) y la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), entre otros.

Sin bien se celebró con bombo y platillo el aumento de un 20 por ciento al salario mínimo, poco duró este anuncio al dispararse los precios en alimentos básicos y los ajustes al Incremento del Impuesto Especial a Productos y Servicios (IEPS), principalmente a gasolinas y diésel que vino prácticamente a pulverizar el sueldo de la clase trabajadora.

La realidad dista mucho de los buenos deseos, es lo que nos espera en este 2020.