Inicio Testigo Fiel Adiós reelección

Adiós reelección

410
0

Testigo fiel

Por: Jesús Torres

Adiós reelección

Si Andrés Manuel López Obrador, en una más de sus locuras, soñó alguna vez que podía ‘extender’ su mandato a través del control absoluto de la Cámara de Diputados, con los resultados electorales del domingo pasado ya no podrá siquiera cambiar una coma a la Constitución sino tiene el aval de los partidos PRI, PAN y PRD.

Su partido, Morena, sufrió un revés de los mexicanos quienes votaron porque el Poder Legislativo sea un real contrapeso de los caprichos y ambiciones del inquilino de Palacio Nacional. Ahora pues, desde San Lázaro se pondrá freno a la destrucción de este país.

De acuerdo con las proyecciones que se han hecho, ni con la ayuda del PT, y PVEM, Morena alcanzaría los 334 votos que se necesitan para tener una mayoría calificada para realizar  reformas constitucionales, sin necesidad del bloque opositor.

¿Dónde quedaron los 30 millones de votos que en el 2018 llevaron a López Obrador a la presidencia de la república? Porque según datos del Programa de Resultados Preliminares (PREP), Morena sólo alcanzó una votación nacional del 33.9%, equivalente a 16 millones 136 mil 841 sufragios.

Lo que no quiere reconocer el tabasqueño, no sólo es el revés que tuvo la mal llamada Cuarta Transformación en el terreno legislativo, donde su partido dejó de tener una mayoría cómoda, sino el ‘bloque de contención’ que ahora formaron los partidos PRI, PAN y PRD y que van contra sus intereses.

Y lo que es peor, que ni con sus aliados, Morena podrá por sí mismos aprobar reformas constitucionales, promover controversias constitucionales ni nombrar a los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE), que habrán de renovarse en el 2023.

Vamos ni en el mejor de los escenarios, con la distribución de las 200 curules plurinominales que tocarán a los partidos y que serán asignadas por el INE el mes de agosto, Morena, PVEM, PT y PES alcanzarían en conjunto 298 escaños, lo que sería todavía insuficiente para lograr una mayoría calificada.

Y eso lo sabe López Obrador, aunque en sus mañaneras haya salido a decir que estaba feliz, feliz, feliz al referirse a los resultados electorales, o al intentar confundir que nunca ha existido en la Cámara una mayoría absoluta, faltando así a la verdad.

Aunque Morena avanzó en las gubernaturas, lo que AMLO y su partido no quieren reconocer es que  no se cumplieron los pronósticos que adelantaban una victoria arrolladora como la de 2018. Adiós reelección.