Inicio Testigo Fiel AMLO se quiso lavar las manos

AMLO se quiso lavar las manos

218
0
Testigo fiel
Por: Jesús Torres
AMLO se quiso lavar las manos
Al estilo Poncio Pilatos, el presidente, Andrés Manuel López Obrador trató de ‘lavarse las manos’ en un tema en el que no ha dado resultados en un año de gobierno: la seguridad.
México sigue siendo el país más violento en el mundo después de Siria y el único responsable del fracaso en estrategias de seguridad es el tabasqueño.
Echar la culpa a otros es evadir el mandato que le han conferido millones de mexicanos.
Y como lo ha hecho en otros temas, la inseguridad que se vive en México la utilizó para polarizar la relación de los gobernadores con la federación al revelar la lista de mandatarios que no han asistido a las reuniones de seguridad pública en Palacio Nacional.
Pero una vez más AMLO quedó mal, pues datos del Secretariado Ejecutiva del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) señalan que esos gobernadores son los que mejores resultados han tenido en el combate a la delincuencia como el caso de Campeche que sigue ubicándose como uno de los más seguros del país.
Y al revés, los que sí han acudido a reuniones, son quienes tienen sus estados sumidos en un clima de violencia, como Tabasco o la Ciudad de México, ambos gobernados por Morena. Qué cosas.
El presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) Francisco Domínguez advirtió a López Obrador que no debe partidizar ni ser mezquino con la seguridad de los mexicanos.
Pero además, durante la reunión del Consejo Nacional de Seguridad llamó al tabasqueño a no seguir dividiendo el país y las instituciones.
Los gobernadores panistas no se quedaron atrás, a través de un comunicado condenaron que se pretenda transferir a los estados la responsabilidad del fracaso federal en materia de seguridad pública.
Así resumieron los mandatarios del PAN la ausencia de estrategia de la federación: “no por mucho madrugar amanece más temprano, ni se dan resultados”.
Mientras eso ocurre, en este país la escalada de violencia sigue avanzando. Pero vamos bien, decían.