Inicio Internacional Anulan trámite de juicio político contra Dilma Rousseff

Anulan trámite de juicio político contra Dilma Rousseff

144
0

El presidente interino de la Cámara de Diputados de Brasil, Waldir Maranhao, anuló este lunes la sesión que a mediados de abril aprobó el impeachment contra Dilma Rousseff por «prejuzgamiento» y «ofensa al amplio derecho de defensa» de la mandataria.

«Por esas razones, anulé la sesión realizada los días 15, 16 y 17 (de abril) y determiné que se realice una nueva sesión para deliberar sobre la materia», señaló el diputado en un texto distribuido por la presidencia de la cámara al que accedió AFP.

El arquitecto del impeachment, el diputado Eduardo Cunha, fue suspendido la semana pasada por la Corte Suprema de su cargo como presidente de la cámara baja por intentar obstruir investigaciones en su contra vinculadas al escándalo en Petrobras.

Rousseff está acusada de utilizar préstamos de bancos estatales para ocultar déficit presupuestarios en 2014, año de su reelección, y en 2015.

La presidenta argumenta que estos trucos contables han sido aplicados por tanto tiempo que es una práctica común de los gobiernos brasileños y que, en todo caso, sería una falta menor. Señala que no hay vestigios de corrupción ni méritos para abrirle un juicio. 

El Senado de Brasil se aprestaba esta semana a suspender a la presidenta Dilma Rousseff para someterla a un juicio político por supuesto maquillaje del presupuesto, en el auge de una profunda crisis que tiene en vilo al gigante sudamericano.

El pleno de 81 senadores votaría este miércoles si acepta o rechaza la recomendación de una comisión especial del Senado que aprobó hace tres días por holgada mayoría la destitución de Rousseff y apartarla del poder por hasta 180 días mientras se tramita el proceso y se llega a una sentencia definitiva.

«Vivimos un impeachment golpista. Está en juego una elección indirecta travestida de impeachment (…). Los que están usurpando el poder, el señor vicepresidente de la República, son cómplices de un proceso extremadamente grave», denunció Rousseff el viernes pasado.

«Si ellos quieren hacen un juzgamiento político de mi gobierno que recurran al pueblo brasileño y no al impeachment», planteó la mandataria el sábado sugiriendo la convocatoria a nuevas elecciones, lo que exigiría una improbable enmienda a la Constitución.

Rousseff no es blanco de ninguna investigación o acusación por corrupción. Pero tanto sus mayores aliados -incluido el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva- como sus más acérrimos enemigos son investigados o acusados en el mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil, que defraudó a Petrobras en más de 2.000 millones de dólares y engrosó bolsillos de políticos del gobernante PT y aliados, así como las arcas de sus partidos. (AFP)