Inicio Buril Caso sanción a “doña esa”

Caso sanción a “doña esa”

100
0

Franja Sur

Caso sanción a “doña esa”

› René Alberto López

E-mail: ralopez22@hotmail.com

Desde el gobierno federal le recomendaron al gobernador Arturo Núñez Jiménez que debería despedir a su jefa de prensa Dolores Gutiérrez Zurita, mejor conocida en el argot periodístico como “doña esa”, pues la administración estatal se sigue resistiendo a no cumplir con dos sanciones dictadas a la funcionaria.

Hasta donde sabe este franjero, la recomendación fue en ese sentido y le advirtieron al habitante de la Quinta Grijalva que, si no la despide, ni acata las disposiciones legales, entonces su gobierno tendrá problemas con el tema de transparencia el próximo año.

Como se recordará, en febrero pasado la funcionaria fue noticia en los medios, pues debido a su inexperiencia y probada mediocridad violó la ley electoral al publicitar de manera indebida el segundo informe del mandatario estatal.

De este modo, la sala regional especializada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación acordó dar vista al gobernador Arturo Núñez, así como a la Contraloría del estado para que “sancione a la Coordinadora General de Comunicación Social y Relaciones Públicas, Dolores Gutiérrez Zurita, por violar la Ley Electoral Federal respecto al límite territorial en la difusión del segundo informe de labores del mandatario estatal, rendido el pasado mes de noviembre”.

Y es que el ciudadano Armando Garduza García, lo mismo que el Partido Verde Ecologista de México, presentaron una queja en contra del gobernador, de Gutiérrez Zurita, del ex titular de la Secretaría de Administración, Amet Ramos y del PRD.

La queja la extendieron a los periódicos nacionales El Universal, La Jornada, Milenio, Reforma y ediciones del Norte, por la difusión extraterritorial del segundo informe de gobierno.

Pero el organismo federal señaló que la culpable del desgarriate había sido únicamente Gutiérrez Zurita, pues explicó que los citados medios de comunicación no incurrieron en infracción alguna, ni el gobernador Arturo Núñez, ni Amet Ramos, ni el PRD.

Según el tribunal federal, Dolores Gutiérrez era la culpable, toda vez que es la responsable de “instrumentar, desarrollar y aplicar los programas de comunicación social, relaciones públicas y de imagen del gobierno, así como la obligación de vigilar el estricto cumplimiento de lo dispuesto en materia de propaganda oficial”.

Pero no conforme con ello, la funcionaria volvió a meter el choclo en la elección estatal del pasado 7 de junio, donde otra vez demostró que de jefa de prensa tiene lo que Núñez de demócrata.

La legislación electoral tiene prohibido difundir propaganda oficial durante el proceso electoral y valiéndole un cacahuate, lo hizo, por lo que el Tribunal Electoral de Tabasco ordenó sancionarla administrativamente y apenas el pasado viernes 2 de octubre ese tribunal ratificó la sanción a “doña esa”.

Casualmente, 13 días después el Congreso del estado aprobó el desafuero de Jorge Montaño Ventura, uno de los magistrados del tribunal local que resolvió sancionar a Gutiérrez Zurita por violar la ley.

Sin embargo, pese a las sanciones dictadas por dos autoridades, una federal y otra estatal, la vocera goza de cabal impunidad.

A pesar de que sus amigos del gobierno federal le están recomendando a Núñez Jiménez desprenderse de los servicios de “doña esa”, el mandatario estatal no la despedirá, pues la jefa de prensa le ha sido muy útil en su venganza contra la prensa “chica” de Tabasco.

Porque don Arturo, por si no lo saben, vino con el sable desenvainado para intentar terminar contra semanarios, quincenarios y revistas mensuales, estos es, donde se encuentran auténticos periodistas que están resistiendo estoicamente las estocadas del exterminador de la llamada “prensa marginal”.

Pero ¿qué creen? Se va a quedar con las ganas de extinguir a esta prensa don Arturo, porque todos esos medios gozan de cabal salud, principalmente en las redes sociales.

Núñez Jiménez, sin embargo, llegó a seguir fortaleciendo a los zares de los intereses creados, esto es, a los diarios de siempre, principalmente al Tabasco Hoy y al Presente, sus consentidos, precisamente los periódicos que en sus páginas, en el pasado, calificaban a los perredistas de “grupúsculos”, “violentos”, y les decían que “ahuyentaban las inversiones” con sus protestas, además les colgaron el mote de “industria de las reclamación”.

Pero hoy ahí está don Arturo, abrazado con sus pares, con los empresarios del periodismo y, a través de su “óptima” jefa de prensa, ha intentado por todos los medios ahogar a la prensa «chica» que, orgullosamente, sigue dando la batalla a un gobierno déspota, autoritario.

Hoy el habitante de la Quinta Grijalva, como parte de su venganza en contra de los periodistas que él considera le hicieron mal en el pasado, los exhibe como trofeos en sus giras. Como el cazador que cuelga las cabezas de fieras o ciervos, en la pared de su casa.

En realidad no es un premio acompañar a este gobernador, ni que les tenga aprecio a esos colegas, no se equivoquen, es parte de su venganza, hacer alarde de su poder, decir públicamente, “aquí los tengo”, pues no hay que olvidar que una vez, en su papel de opositor al sistema priista, su ex partido, advirtió en una entrevista en Telerreportaje: “voy a esperar a tenerlos en mi nómina”. Cumplió su vendetta, con aquellos que se dejan.

Y, “doña esa” juega un papel primordial en el vulgar esquema de someter a la prensa en Tabasco. Por eso, no la va a despedir, pero sí debe sancionarla, porque no es posible que el gobierno de Núñez persiga a ex consejeros por supuestamente violar la ley, cuando ahí, frente a sus narices, el gobernador tiene a una funcionaria que ha violentado las leyes electorales hasta en dos ocasiones.

Papiro | Directorio
© 2015 Copyright Papiro