Inicio Testigo Fiel Centro, la manzana de la discordia

Centro, la manzana de la discordia

121
0

Testigo fiel

Centro, la manzana de la discordia

Por: Jesús Torres

La elección extraordinaria del municipio de Centro, tiene en la confrontación a todo mundo, sólo hay que echar un vistazo a las redes sociales, al discurso de los políticos, y hasta los propios candidatos. Y no es para menos, Tabasco se encuentra convulsionado actualmente por el clima de inseguridad debido a asesinatos, linchamientos, ejecuciones, asaltos, secuestros, robos a mano armada y últimamente feminicidios. Una batalla que sin duda no han podido librar los tabasqueños y que hasta ahora las autoridades llevan perdida.

En medio de todo ello, los habitantes de Centro, acudirán nuevamente a las urnas el próximo domingo 13 de marzo, sin una campaña donde se hayan privilegiado las propuestas, vamos, ni el árbitro electoral, en este caso el IEPCT hizo lo propio en medios electrónicos- Pareciera que ha dejado que se permita de todo. No hay llamados a la civilidad, a la cordura, en otras palabras, ni educación cívica ni cultura democrática.

Un proceso extraordinario plagado de denuncias por los partidos políticos ante los órganos electorales, acusaciones de rebase de topes de campaña, la intromisión del gobierno estatal, mapacheos, compras de credencial de elector y violaciones a la paridad género, más los que se sumen de aquí al día de la jornada electoral.

Si lo que se quiere es ensuciar la elección, ya lo están logrando, eso ni duda cabe. Por lo pronto el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) dejó sin representantes de casillas a los partidos PAN, Movimiento Ciudadanos y Encuentro Social, derivado de una queja que interpusieron los representantes del PRI-PVEM. Una resolución que fue celebrada por ambos partidos y que para ellos, representa la antesala de la derrota de Gaudiano.

¿Quién gana y quien pierde con todo ello?

En el escenario de que se anulara nuevamente la elección en los tribunales, la abanderada del PRI, Liliana Madrigal no tendría nada que perder, ella regresaría sin mayores complicaciones a su curul de San Lázaro; además la priista no tiene aspiraciones para gobernar el estado en el 2018, no así el caso del perredista, Gerardo Gaudiano, a quien sí le representaría un revés en sus intenciones de crecer electoralmente para pelear la candidatura en los próximos dos años.

Por lo que se refiere a Morena, Andrés Manuel López Obrador sabe que el crecimiento de su partido no es en lo inmediato, pero lo está apuntalando para dar la pelea en el 2018 con un candidato que no será obviamente Octavio Romero Oropeza. AMLO sabe que él y su abanderado a la gubernatura estarán en las boletas electorales, y que el partido mayormente afectado sería el PRD. Los escenarios, pues, serán otros y las posibilidades, muy distintas a las actuales.

En la hipótesis de una anulación, quien saldría ganando sería el gobernador, Arturo Núñez, pues desde el ayuntamiento de Centro nadie le haría sombra a su administración y trabajaría sin mayores complicaciones lo que resta de su sexenio con el actual concejal, Francisco Peralta Burelo. Además habría piso parejo para quienes aspiren a la gubernatura del estado y no se utilizaría como trampolín electoral el municipio.

Por lo pronto, éste lunes, a las ocho de la mañana, el candidato del PRD-PT, Gerardo Gaudiano suscribirá la firma del Pacto de Civilidad Electoral en las instalaciones del Consejo Coordinador Empresarial a fin de que hagan lo propio sus contrincantes del PRI-PVEM, MORENA, el Independiente y partido Humanista. Casi simultáneamente, su adversaria la priista, Liliana Madrigal, en esos momentos estará dando una conferencia de prensa para fijar una posición al respecto. Esperemos que este acuerdo no sólo quede en un catálogo de buenas intenciones.

Independientemente de quien gane o quien pierda, o si la elección extraordinaria la llevan los partidos políticos a los tribunales y finalmente se anula o no, los menos afectados deberían ser los habitantes del municipio de Centro. Son muchos los pendientes por hacer, en todos los órdenes y en todos los sentidos.