Inicio Testigo Fiel Chiapas, el costo del saqueo a su riqueza

Chiapas, el costo del saqueo a su riqueza

92
0

Testigo fiel

Por: Jesús Torres

Chiapas, el costo del saqueo a su riqueza

Un documento enviado apenas este 5 de febrero al gobierno canadiense para que investigue a la embajada de su país en México por actos que involucran acciones y omisiones que pudieran haber contribuido a actos de corrupción y  poner en peligro la vida de Mariano Abarca, asesinado en el 2009 por defender a su comunidad en Chicomuselo, Chiapas por el impacto social y medioambiental de la empresa minera de Canadá, Blackfire Exploration deja ver el saqueo de la riqueza que compañías de otros países se han estado llevando por muchos años no sólo de ese estado sino de todo México.

Blackfire Exploration es una compañía privada con sede en Calgary, Canadá que operó la mina de barita Payback en Chicomuselo desde finales de  2007 hasta poco después del asesinato de Mariano Barca cuando autoridades de medio ambiente de Chiapas cerraron la mina. En diciembre de 2009 el periódico canadiense The Globe and Mail informó que la compañía había estado realizando depósitos desde marzo del 2008 hasta mayo de 2009 en la cuenta personal del presidente municipal con el fin de mantener la paz e impedir que los miembros de la comunidad tomarán las armas contra la mina. Esto condujo a una averiguación por la Real Policía de Canadá, investigación que fue cerrada en el 2015 sin presentación de cargos.

Derivado de ello, el pasado lunes, la viuda y los hijos de Mariano Abarca, la organización Mining Watch de Canadá, la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA), el Centro de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), y la organización Otros Mundos Chiapas presentaron una denuncia formal ante el Comisionado para la Integridad de la Administración Pública de Canadá para que investigue a la embajada de su país en México ante la evidencia documentada que operó a favor de la mina Blackfire, violando leyes y códigos de conducta de ese país que aplican a la diplomacia y que fueron uno de los factores que incidieron en la muerte de Mariano.  En el documento se establece que como no se ha esclarecido el crimen y detenido a los involucrados, la familia sigue en riesgo y vive en un escenario de hostigamiento en la comunidad.

Sólo para que se haga una idea, de las mineras existentes en el mundo, 75% tiene su sede en Canadá y muchas de éstas se encuentran asociadas a “conflictos serios”. En México, Canadá es el segundo inversionista en el sector extractivo, después de Estados Unidos. En 2010 la oficina canadiense para la Responsabilidad Social Corporativa informó que de las 269 empresas extranjeras en el sector minero mexicano, 204 eran canadienses, es decir, las tres cuartas partes.

Ya lo advertían Mariano Abarca, al igual que otros líderes opositores a la minería que han sido asesinados, como Ismael Solorio Urrutia, en Chihuahua, y Bernardo Vásquez y Bernardo Méndez, en San José del Progreso, Oaxaca, “no es justo que extranjeros agredan a nuestra gente” y que además se enriquezcan con base en el despojo a los pueblos del territorio y de sus bienes naturales. ¿Habrá justicia en este caso o es el costo que se tiene que pagar por el saqueo a la riqueza de este país? Es pregunta.