Inicio Hoja de apuntes Contra el PRD, más de medio millón

Contra el PRD, más de medio millón

150
0

Hoja de Apuntes 
Ignacio Almeida 
Contra el PRD, más de medio millón
El Heraldo de Tabasco
22 de junio de 2015
Las actitudes de exaltación desde el PRD y el régimen no corresponden con la realidad de las cifras, ni de la percepción.

En la frialdad de los números, tras los cómputos distritales de las elecciones locales, se observa que de los 887 mil 70 ciudadanos que sufragaron en todos los municipios de manera válida, un total de 612 mil 809 lo hizo en contra del PRD.

¿Se puede celebrar cuando se pierde la mayoría absoluta en el Congreso y se ganan menos municipios que en 2012, incluido Macuspana, con Cárdenas en la tablita y aplicado el célebre ‘haiga sido como haiga sido’ en Centro?

Es significativo que el 69 por ciento de los ciudadanos que hizo efectivo su voto, sea por PRI, PVEM, Morena, PAN, Encuentro Social, Humanista, PT, Movimiento Ciudadano o Independientes, fue contra los candidatos del PRD y lo que ellos representaban en cada municipio.

De cada diez votos, siete fueron en repudio del partido en el poder estatal.

La ventaja que tuvo la izquierda perredista en esta elección fue la pulverización de los votos por el surgimiento de nuevos partidos, que generaron desprendimientos internos en otros.

Más dramático fue la forma en que se dio el resultado en Centro.

Un candidato de limpia trayectoria política, por decisión propia de origen izquierdista y siempre con la bandera del ‘andresmanuelismo’ como estandarte, sucumbió ante las prácticas más arcaicas del clientelismo y alquimia electoral que le montaron desde diversos frentes para sacarlo adelante.

Ese es el principal escollo que enfrenta Gerardo Gaudiano Rovirosa hoy en día. Los señalamientos de lograr un triunfo, por decir lo menos, cuestionable, es vox populi.

Es obvio que hoy, quienes le rodean o se le acercan por algún interés, sobre de todo quienes le ensuciaron una victoria que tal vez pudo logarla de manera incontrovertible, llevan la adulación a flor de labio y la soberbia a cada roce de piel.

Si se impone la cordura política con la cual se condujo y que seguramente abrevó de su abuelo, Gaudiano Rovirosa, de confirmarse su triunfo por el tribunal electoral federal, habrá de equilibrar su gobierno, así como sus acciones, de acuerdo a la voluntad mayoritaria de los ciudadanos en Centro, que fue también de 69 por ciento, pero en su contra.

Porque si bien el triunfo es el máximo logro en una competencia electoral, también cuenta la manera en que se obtiene, sobre todo en política y en las actuales condiciones socio-económicas y de seguridad que viven el municipio y el estado.

El que sólo cuatro de cada diez habitantes en el municipio de Centro haya podido salir a votar, y de esos cuatro, poco más de uno hecho ganar al PRD-Gaudiano, no es para tañer campanas ni para el regocijo injuriante.

Es, más bien, un serio llamado de atención por parte de la ciudadanía a sus autoridades para recomponer lo que hasta ahora no funciona.

Ayer, en una charla escuché una frase contundente: ‘El descontento se ve y se siente, pero no se hizo presente’.

Pero apareció si vemos un abstencionismo del 45 por ciento a nivel estatal y del 58 por ciento en Centro.

Eso, más un 69 por ciento de votos efectivos en contra, son mensajes que es obligación de quienes mandan, y de quienes son gobernados, a entender y canalizar.

HOJAS SUELTAS…

 

Pareciera que el único partido que puede asumirse como ganador, por su logro en alcaldías y diputaciones locales, es el PVEM. Sin embargo, en el análisis interno y en la dirigencia nacional, hay cierta desazón porque para todo el empuje e inversión, apenas superaron a Morena y las expectativas de al menos cinco presidencias municipales, con la joya de la corona incluida, se quedaron cortas. Pero trabajar en Tabasco en las actuales circunstancias bajo el apellido Madrazo, no fue fácil para Federico Madrazo Rojas, a quien le hicieron la ‘chicanada’ de saltarlo en la repartición de las plurinominales, en lo que fue, para decirlo de forma deportiva, una rudeza innecesaria.