Inicio Local Corrupción en Canaco pretende frenar elecciones democráticas

Corrupción en Canaco pretende frenar elecciones democráticas

77
0

A 105 años de su existencia, la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Villahermosa, (Canaco-Servitur) enfrenta una sorda lucha de intereses que pueden impedir que ese organismo empresarial se sacuda en definitiva a quienes han impedido su crecimiento y lucrado con los recursos de sus miembros.

El proceso de elecciones que se vive —que culminará el próximo jueves 31 de marzo— ha sacado a flote nuevamente la corrupción del grupo que por más de cuarto siglo ha mantenido secuestrado esa organización, mismo que ante las primeras acciones para limpiar las finanzas de Canaco se ha refugiado en una de las planillas que contienden para presidir el organismo.
El campechano Wilbert Poot Rodríguez, candidato a presidente por la planilla blanca es títere de quien por 18 años se mantuvo como director de Canaco-Servitur, Cecilio Sánchez Léon, cesado el año pasado por la directiva que preside Gilberto Peláez Pérez.
El director y administrador del organismo, fue sacado prácticamente por los pelos a principios de septiembre del año pasado, pues se rehusaba entregar el cargo y se tuvo que hacer uso de la fuerza pública que lo arrojó a la calle.
Una nota informativa de esos días señala que “en un principio la Canaco Villahermosa, que encabeza Gilberto Peláez Pérez, había determinado que Sánchez León dejaría de dirigir los destinos (administrativos) de la Cámara hacia finales de noviembre, para lo cual se le estaba preparando incluso un homenaje y la entrega de un reconocimiento por sus años de servicio. Sin embargo las fricciones se fueron empeorando al grado de que fueron algunos socios (los que) exigieron su remoción inmediata, a lo que él se negó y por ello incluso antes de que abandonara sus oficinas se procedió a cambiar el juego de cerraduras, tanto del despacho como del acceso al área donde se ubica la incubadora de empresas de la Cámara”.
Si bien no se le ha podido fincar responsabilidades a “Don Chilo”, mote con el que se le conoce, se le acusa incluso de traicionar los propios intereses de la Canaco pues desde su cargo de director y administrador, en contubernio con líderes de los vendedores ambulantes, daba protección a estos a través de permisos o anuencias que las propias autoridades respetaban, llenando el parque Juárez, el propio zócalo o Plaza de Armas y el Centro Histórico de puestos.
También es acusado Don Chilo que defraudó a la Canaco y que se llevó archivos de afiliados a ese organismo, así como de autopagarse bonos hasta por cien mil pesos.
Los socios de Canaco saben que en la planilla del campechano Wilbert Poot está la esposa de Chilo, Gladys Cruz García, pero en los boletines de campaña no la mencionan. Sólo citan a algunos de los que quieren regresar al poder. Así concluyen esos documentos: “Al evento acudieron empresarios como Juan Santiago Gutiérrez León, Diego Rosique León, Antonio Gular Jiménez, Juanita Cordova Perez, Heberto Espinoza Mora, Luis Manuel Ruiz Rodriguez, Noe Ortiz Gonzalez, Luis Enrique Hernández, Teófilo Cruz Guzmán entre otros destacados tabasqueños que integran la planilla blanca en la elección que se realizará el próximo 31 de marzo en las instalaciones de la Cámara”.

Noe Ortiz González, éste si presumido en la planilla, es otro de los que en la Canaco tienen fichado. Se le acusa de que defraudó a ese organismo empresarial mediante una demanda, después de hacerse de recursos que generaron quebranto financiero al organismo.

En principio, Cecilio Sánchez León aconsejó a su candidato, Wilbert Pott, que presionara una candidatura de unidad, forma en que han mantenido el poder sin dar paso a un proceso democrático como ahora está sucediendo con la participación de otra planilla, la Oro, donde la candidata a presidenta es Irene Taracena.
Irene Taracena tiene la oportunidad de ser la segunda mujer que dirija Canaco Servitur Villahermosa. La primera fue la también política tabasqueña Amalín Yabur Elías, presidenta de 1998 al 2000. La diferencia sería que esta vez Irene Taracena llegaría en elecciones democráticas.
Sin embargo, la mafia apoderada de ese organismo busca reventar la elección y han hecho circular versiones de que van a quitar el registro de su candidatura a Irene Taracena así como que el campechano Wilbert Poot no tiene el tiempo de pertenencia a ese organismo, exigido para que pueda ser dirigente.
Wilbert Poot ha preparado su campaña con ataques al gobierno del Estado, en una actitud incongruente, pues mientras señala que “ha faltado promoción turística para Tabasco” y demanda a la coordinación de Turismo “tomar medidas pertinentes” y “apoyarse en las cámaras”, por otro lado extiende la mano con una empresa —en el área de salud, donde más fraudes se han cometido en Tabasco— MS Equipos Médicos del Sur, S.A. de C.V, con la que pretende que el gobierno le compre productos químicos básicos, medicamentos, material de curación e instrumental médico.

Otra forma de intentar engañar a los socios votantes es llevarle la contraria a la política de su padrino Cecilio Sánchez León que protegía a ambulantes. En su discurso el candidato de los grupos que buscan regresar a manejar la Canaco no sólo pide se reubique el comercio informal sino que lo acusa de que “daña tanto a los negocios establecidos como a las finanzas gubernamentales”.

Una sorda y desesperada forma de querer mantener secuestrada a la Canaco Servitur. (Por Erwin Macario)