Inicio Testigo Fiel Criminal inundar a los más pobres

Criminal inundar a los más pobres

173
0

Testigo fiel

Por: Jesús Torres

Criminal inundar a los más pobres

En el reparto de acusaciones por las inundaciones en Tabasco, no podía faltar la más grave de todas, la que ventiló el mismísimo Andrés Manuel López Obrador en su segunda visita al estado el fin de semana pasado.

Durante un sobrevuelo que realizaba sobre las zonas afectadas, López Obrador daba a conocer que para salvar  Villahermosa se había decidido inundar las zonas indígenas, a los más pobres.

¿Si días antes el gobernador de Tabasco, Adán Augusto López Hernández había acusado al titular de la CFE, Manuel Bartlett de haber desfogado “criminalmente” la presa Peñitas y con ello inundar tres municipios del estado, como se entenderá ahora que su presidente ordenó casi ahogar a los más desprotegidos?

El saldo hasta ahora es de más de 300 mil damnificados, quienes en su mayoría vieron como parte de su patrimonio se fue al agua, y lo que es más grave, la pérdida de vida de nueve personas según datos oficiales.

A diferencia de Bartlett, -a quien el gobernador de Tabasco demandaría para que la CFE se hiciera responsable del daño a los tabasqueños por el inadecuado manejo de la presa-, AMLO ha confesado de viva voz que se tuvo que perjudicar primero a los pobres para no afectar a los villahermosinos.

Y como bien dice la máxima de los abogados y litigantes del derecho ante un acusado: “a confesión de partes, relevo de pruebas”.

A raíz de las inundaciones de 2007, las más desastrosas que se tengan memoria en la entidad, el hoy inquilino de Palacio Nacional anunció en noviembre de ese mismo año que presentaría una queja ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) por el mal manejo de la presa Peñitas.

El originario de Macuspana había presentado una denuncia ante la PGR, acompañado por cierto del hoy senador, Ricardo Monreal en contra del ex presidente, Felipe Calderón y del ex gobernador, Andrés Granier por ser cómplice de la tragedia.

Hoy a 13 años de aquel desastre, pareciera que nada ha cambiado, sólo que los acusadores, ahora están en el banquillo de los acusados.

En el 2007 López Obrador dijo que hubo un mal manejo de Peñitas y que la tragedia pudo evitarse.

¿Asumirá esta vez su responsabilidad y consecuencias, políticas, penales y administrativas si hay denuncias en su contra?.