Inicio Testigo Fiel De lamentaciones y buenos deseos

De lamentaciones y buenos deseos

217
0

Testigo fiel

Por: Jesús Torres

De lamentaciones y buenos deseos

Desde que inició la pandemia en México, el presidente, Andrés Manuel López Obrador nunca había lamentado la muerte de tantos mexicanos que han perdido la vida a causa del Covid-19.

Tuvieron que pasar cinco largos meses para que el tabasqueño esbozara por primera vez que “causa mucho dolor” y “parte el alma” el fallecimiento de más de 50 mil personas por coronavirus.

Lamentablemente, López Obrador mintió una vez en un mensaje que dio en sus redes sociales cuando afirmó que “poco a poco va bajando el impacto” de la pandemia, porque “va disminuyendo el contagio y se están recuperando más vidas”.

Lo cierto es que la incidencia de esta enfermedad sigue a la alza, hasta el fin de semana el país acumulaba 480,278 casos confirmados y 52 mil 298 defunciones.

Estamos pues a punto de llegar a las 60 mil muertes que hace dos meses preveía como escenario catastrófico para México el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell.

Pero además AMLO dijo que la economía después de tocar fondo tras cinco largos meses ya reportaba una franca recuperación en la primera semana de agosto por la generación de nuevas fuentes de trabajo.

Lo real  es que hasta el mes de julio, según cifras oficiales, México reportaba la pérdida de un millón 181 mil empleos. Y no sólo eso, todos los indicadores económicos pronostican una caída histórica de la economía mexicana en este 2020.

El Fondo Monetario Internacional estima que la economía de México se contraiga -10.5%, en tanto que el Banco Mundial avizora un retroceso de -7.5%, y la OCDE calcula una caída de hasta -8.6% durante este año.

Para el inquilino de Palacio Nacional las remesas hasta ahora han sido la principal fuente de ingresos de los mexicanos y estima que este año llegue a los 40 mil millones de dólares.

Vamos, no es gracias al gobierno que nuestra economía medio respira, sino al dinero que envían nuestros connacionales que trabajan en los Estados Unidos.

Según el originario de Macuspana no se ha tenido inflación desde que inició la pandemia, cuando en julio, de acuerdo con el INEGI se reportó la más alta de los últimos cinco meses, esto debido a incrementos en los precios de las gasolinas, el gas doméstico, el pollo y la cerveza.

Ni vamos bien, ni estamos recuperandonos y el coronavirus sigue golpeándonos en todos los sentidos.

No es con lamentaciones ni buenos deseos que este país saldrá adelante. Una cosa es el discurso y otra la cruda realidad que viven millones de mexicanos.