Inicio Buril El Beltronismo: sumar y multiplicar

El Beltronismo: sumar y multiplicar

117
0

Franja Sur

El Beltronismo: sumar y multiplicar

René Alberto López

En la edición impresa del diario Rumbo Nuevo, bajo el título “Manlio Fabio y el Mensaje a Tabasco” –que circuló el pasado 7 de agosto– publiqué una especie de pronóstico político que comienza a reflejarse en la realidad.

Por cierto, esa columna, como todas las de Franja Sur, también fue publicada en los portales electrónicos: el-papiro.com.Jesustorresnoticias.com, Democraciavirtual.mx, Malecón y leída en el programa de radio En Contacto Contigo, conducido por la periodista Felipa Nery, que se escucha de 6 a 7 de la tarde por 90.4 FM. Vea usted mismo lo que escribimos en esa fecha:

“A los periodistas Ciro Gómez Leyva y Joaquín López Dóriga se les atribuye haber dado la primicia sobre Manlio Fabio Beltrones como el seguro próximo presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

“Si bien es cierto que en Los Pinos se decidieron finalmente por el político sonorense, pese a no ser del equipo del presidente Enrique Peña Nieto, en realidad al Ejecutivo federal no le quedó más remedio.

“El primer priista del país conoce mejor que nadie que el PRI necesita de sus mejores hombres para sacar al “buey de la barranca”, esto es, para catapultar al partido para el 2018, habida cuenta que su imagen no es de la mejor tras los más recientes acontecimientos.

“Baste ver los resultados electorales del pasado 7 de junio y sus números no son como para tirar las campanas al vuelo. De este modo, quizás sus asesores lo convencieron de que no podían llegar divididos a la elección presidencial y poner en riesgo el mando federal.

“En las oficinas de Peña Nieto evaluaron todos los escenarios posibles y no dejaron de lado que la popularidad del presidente anda a la baja, pues de acuerdo con el diario Reforma, en el mes de julio su nivel de aprobación alcanzó un mísero 34 por ciento.

“Así que, si en el altiplano los hombres pensantes del tricolor le apuestan a la unidad real del partido, el mensaje es claro para las entidades del país

“Y es que en Tabasco apenas trascendió la noticia sobre Beltrones, ya colocan a algunos priistas como muy amigos del sonorense y a otros casi en el camino del destierro partidista, por el hecho de haber tenido diferencias en el pasado con el próximo dirigente nacional del PRI.

“Pero no es por ahí. Conociendo la manera de hacer política de Manlio Fabio Beltrones y, observando con frialdad el mensaje que está enviando desde Los Pinos, Enrique Peña Nieto, los priistas tabasqueños no deben pensar en el “saca aceite”, sino todo lo contrario. No se trata de “yo sí soy su amigo y tú no.

“Beltrones viene a unificar al priismo nacional y Tabasco no será la excepción. No descarte el lector que en el mediano plazo veremos compartiendo escenarios a priistas de Tabasco que parecían irreconciliables. Tarea que no supieron hacer ni Erubiel Alonso Que ni César Camacho Solís, debido a sus amplias limitaciones en el quehacer político.

“Son nuevos tiempos los del PRI con Manlio Fabio Beltrones, no precisamente los del enfrentamiento interno”.

Hasta aquí parte de aquella entrega en la que proyectamos lo que sería el Beltronismo, de cara a los comicios del próximo año y, particularmente de 2018.

Así que la reunión de ayer entre Jesús Alí de la Torre y Evaristo Hernández Cruz no es producto de la casualidad, es un reflejo de los nuevos tiempos del PRI, y, claro, la muestra de disponibilidad de ambos actores político para abonar a la unidad.

Alí y Evaristo estuvieron distanciados en el pasado, incluso hay acusaciones graves en el sentido de que el ex candidato a la alcaldía de Centro no apoyó en el 2012 la campaña del entonces abanderado a la gubernatura. Verdad o mentira, ya es parte de la historia.

Manlio Fabio Beltrones viene con todo a reconciliar al priismo nacional, a sumar y multiplicar. En su gestión no cabe el revanchismo ni los cobros de facturas, ni siquiera con el ex gobernador Manuel Andrade Díaz, sería un error garrafal, ajustar cuentas del pasado, cuando tiene en sus manos al menos dos gigantescos retos: respaldar al Peñismo, pese al costo político y, mantener la presidencia en el 2018.

 

El dirigente nacional del PRI sabe que no son pocos los signos adversos para el priismo en el país que, sería más complejo enfrentar, ahora sí que con un partido “partido”, desquebrajado.