Inicio Testigo Fiel El efecto colateral del coronavirus en la 4T

El efecto colateral del coronavirus en la 4T

726
0

Testigo fiel

Por: Jesús Torres

El efecto colateral del coronavirus en la 4T

La tardía respuesta del gobierno de Andrés Manuel López Obrador a una de las pandemias más desastrosas de la que se tenga memoria en el mundo, tendrá sin duda daños colaterales en la cuatroté cuando el electorado acuda a las urnas el próximo año en que se renovará el Congreso de la Unión, diputaciones locales, presidencias municipales y casi la mitad de gubernaturas en el país.

El saldo hasta hoy, por no tomarse las medidas sanitarias a tiempo, ya ronda los 50 decesos y supera los mil 500 infectados en una de las fases más críticas de la emergencia en salud que se vive en México.

Un panorama, que puede recrudecerse, pero que para López Obrador le vino ´como anillo al dedo, según dijo, para afianzar el propósito de la transformación de este país. Sólo que el discurso dista mucho de la realidad, los sistemas de salud para atender a los contagiados están colapsando y el descalabro económico dejará a miles en la calle.

Ante este escenario, hay que decirlo, muchos gobernadores tomaron distancia del gobierno federal para contener la pandemia y se anticiparon a poner en práctica medidas para prevenir y proteger a la población.

El desempeño de los mandatarios locales también es evaluado en cada una de las entidades de la república por sus gobernados y segurísimo también habrá repercusiones electorales en el 2021.

Una encuesta nacional realizada por Arias Consultores durante el mes de marzo denominada ‘Gobernadores contra el Coronavirus’ arrojó datos interesantes para tener un termómetro de cómo están calificando la actuación de sus autoridades en medio de la emergencia sanitaria.

Entre los mejores evaluados, se encuentran los de Hidalgo, Omar Fayad, quien por cierto ya se recuperó del Covid-19 después de haber dado positivo, y el de Coahuila, Miguel Riquelme Solís, ambas entidades gobernadas por el PRI y donde el INE acaba de anunciar la reprogramación de las elecciones para finales de julio o agosto.

Pero eso no es todo, cuando se pregunta ¿Cómo calificas las acciones del presidente frente a la epidemia del coronavirus?, el 53.5% la desaprueba; sólo el 34.4% la aprueba y el 12.1% se mantiene indiferente. Este tipo de mediciones, si se les compara con otras que se han hecho sobre la gestión de AMLO, todas coinciden en la caída estrepitosa del desempeño del tabasqueño desde que inició su gobierno. Los pronósticos no son nada halagadores ni para el presidente ni para su partido en la antesala electoral más compleja del próximo año.