Inicio Testigo Fiel El engaño del avión

El engaño del avión

294
0
Testigo fiel
Por: Jesús Torres
El engaño del avión
Si algo faltaba para dejar de creer en un presidente, que lejos de resolver los problemas que más aquejan a este país le ha apostado más a las ocurrencias, es el engaño.
La perorata del avión presidencial que desde campaña gritaba que no lo tenía ni Obama sigue utilizándolo para distraer a los mexicanos que aún creen en la cuatroté aunque cada vez ya son menos.
Después de la rentabilidad electoral que le generó en el 2018 para atacar a sus adversarios, Andrés Manuel López Obrador ya como presidente decidió enviar la aeronave a Estados Unidos para su ‘venta’, aunque en realidad lo que generó su resguardo durante un año en California fue el gasto, con cargo al erario, por el orden de los 30 millones de pesos.
Ante el fracaso, AMLO regresó el avión presidencial a México  y después del desinterés de algún comprador, tuvo la brillante idea de rifarlo.
Lo que no ha querido decir el tabasqueño a los mexicanos y ahí radica su engaño, es que se trata de una aeronave que no puede venderse ni someterla a un sorteo porque no es propiedad del gobierno de la república. Aunque él dice tener otros datos.
La otra mentira es que los recursos que se utilizaran para la rifa no son propiamente por la venta del avión sino provenientes de la Fiscalía General de la República (FGE), que acaba de entregar al inquilino de Palacio Nacional dos mil millones de pesos, producto de actividades ilícitas, para dicho propósito.
Si López Obrador ya cuenta con el recurso para apoyar, como dice, a niños con cáncer y para la compra de medicamentos, ¿qué caso tiene utilizar ese dinero para una rifa?
Lo correcto y dada la urgencia que hay en materia de salud en el país, es destinar inmediatamente los dos mil millones de pesos para brindar atención médica a quienes más lo necesitan.
Pero como se dice coloquialmente, el ‘show debe continuar’ y que mejor espacio que las mañaneras para seguir tomándole el pelo a la gente.
Total, México puede aguantar todavía más violencia e inseguridad, desempleo y una economía estancada que va para largo.