Inicio Internacional El ex banquero conservador, Guillermo Lasso es el nuevo presidente de Ecuador

El ex banquero conservador, Guillermo Lasso es el nuevo presidente de Ecuador

98
0

El exbanquero conservador Guillermo Lasso ganó el balotaje presidencial de este domingo en Ecuador contra el izquierdista Andrés Arauz, delfín del expresidente Rafael Correa, que reconoció su derrota. «Le felicitaré por el triunfo electoral obtenido hoy y le demostraré nuestras convicciones democráticas», afirmó Arauz refiriéndose a Lasso en un discurso en su centro de campaña en Quito.

Hasta el momento, de 39.985 actas se han escrutado 36.029, de las cuales 1.631 (4,07 por ciento) presentan alguna novedad, de acuerdo con el portal del CNE, que empezó a arrojar datos preliminares después de alrededor de una hora del cierre de los comicios. Con ese porcentaje escrutado, los votos nulos llegan a 1.578.139 (16,19%) y los blancos a 155.332 (1,59%).

Más temprano, la firma Cedatos, con sus resultados a boca de urna emitidos a las 5 p. m., hora de cierre de la jornada electoral, había declarado ganador a Lasso con el 52,24 por ciento de los votos frente a un 46,76 por ciento de Arauz.

Sin embargo, la firma Clima Social, la otra empresa autorizada para el ‘exit poll’, anunció un empate técnico con una diferencia del 1,6 por ciento que favorecería al candidato Arauz.

Según la ley electoral ecuatoriana, el ganador es aquel que obtenga la mitad más uno de los votos válidos. Esto es sin contar los nulos y blancos.

Arauz, por el movimiento Unes, y Lasso, de la alianza Creo (Partido Social Cristiano), se enfrentaron en el balotaje luego de una agresiva campaña electoral que avizoraba resultados muy estrechos.

Lasso utilizó la red social Twitter para agradecer al Ecuador por su apoyo en las urnas. “Como corresponde, vamos a esperar los resultados oficiales”, puntualizó.

 

 

Por su parte, tras conocerse los resultados a boca de urna, Arauz también se pronunció. “Esta es una victoria del pueblo ecuatoriano. Les pido a nuestros delegados mantenerse vigilantes para cuidar cada uno de nuestros votos. Nadie va a detener el curso de la historia”, escribió en Twitter.

Sin embargo, su binomio Carlos Rabascall con tono triunfalista señaló “pueden estar seguros que el nuestro será un gobierno para todos y todas”.

Pero los resultados a boca de urna no son la voz oficial y en eso insistió el CNE. “Estas encuestas (…) son proyecciones estadísticas con margen de error y no reflejan el resultado de la totalidad de los votos consignados por los ecuatorianos en las urnas”, señaló en un comunicado el CNE, cuya presidenta, Diana Atamaint, afirmó que este domingo se vivió “una fiesta democrática”.

 

 

Atamaint resaltó la presencia masiva de los electores que acudieron a las urnas a pesar del repunte de contagios de covid-19, que en este país ya deja cerca de 347 mil afectados y más de 17 mil fallecidos.

Arauz logró en la primera vuelta el 32,72 por ciento de la votación, una diferencia de 13 puntos sobre Lasso, que llegó a 19,74 por ciento.

Un total de 13 millones de ecuatorianos fueron convocados para elegir a quien, desde el próximo 24 de mayo, gobernará por cuatro años este país suramericano con 17,3 millones de habitantes.

 

 

Arauz, que no pudo sufragar por estar empadronado en México, donde estudiaba, acompañó a votar a una comerciante que testimonió como la banca estaría a punto de embargarle su propiedad por una deuda que no pudo pagar por efectos de la crisis económica.

En el recinto, Arauz hizo un llamado a la unidad. “Los ecuatorianos solo queremos que haya un Gobierno de unidad, que respete a todos y no solo a unos pocos; queremos un Gobierno que atiende a las mayorías, que de soluciones a los problemas”, resaltó al anunciar que un “control electoral desplegado en todo el país, cuidará que prevalezca la voluntad popular”.

 

Lasso por su lado, emitió su votó en la costera ciudad de Guayaquil, su lugar de residencia. Vistiendo los zapatos rojos que para la segunda vuelta se posicionaron como imagen de campaña, convocó a los ecuatorianos a darle un voto de confianza.

 

“Con profunda humildad, los invito a darnos a nosotros una oportunidad para servirlos”. “Esta es la gran oportunidad para con tu voto decidir el futuro del Ecuador”, dijo en declaraciones a los medios.

 

A pesar de que el voto es obligatorio hasta los 65 años, fue notoria la presencia de adultos mayores en los recintos electorales.

 

“Hay que elegir un camino, tenemos derecho de pronunciarnos y decidir por el futuro. No importa nuestra edad, vivimos en este país y también nos preocupamos por el destino de nuestros hijos y nuestras familias”, dijo a EL TIEMPO, María del Carmen Usama, de 68 años, quien sufragó al sur de Quito, a pesar del canicular sol que acompañó la jornada electoral. (El Tiempo).