Inicio Testigo Fiel El rostro de la violencia

El rostro de la violencia

101
0

Testigo fiel 
El rostro de la violencia 
Por: Jesús Torres

Ya no es extraño que cada día nos amanezcamos con noticias sobre hechos violentos que agobian no sólo a nuestro estado, sino el país y el mundo entero.

La inmediatez de la información como nunca se había dado, gracias a la tecnología y las redes sociales, hoy por hoy nos pone al tanto de lo que ocurre hasta en el rincón más lejano de nuestro planeta.

Es por eso que nos enteramos cómo estamos y cómo vamos, y alcanzamos a ver entonces que el horizonte no es muy prometedor, desde donde se le quiera observar.

Cuando nos percatamos que una nación se levanta contra otra, que hay cientos de muertos en ataques terroristas y que nos estamos matando entre sí, inmediatamente pensamos que se acerca el fin del mundo, nos remitimos al apocalipsis o pensamos en el Armagedón. Como si viviéramos en Sodoma y Gomorra.

¿Será que realmente nos estamos encaminamos hacia el exterminio o son los medios de comunicación quienes privilegian noticias del caos que vivimos?

Lo cierto es que nos enfrentamos los unos contra los otros, como ha ocurrido en otras civilizaciones o tribus, que incluso ha dado paso a nuevas civilizaciones.  ¿Será que hacía allá vamos?

En mi opinión creo que no todo está perdido, aún estamos a tiempo de componer éste planeta y de ganar la batalla a la violencia, a los desestabilizadores, los delincuentes, a líderes mediocres que sólo se aprovechan de la gente, de atajar a quienes con el caos confunden para querer controlar nuestras vidas.

La esperanza no está aún aniquilada, hay que empezar desde abajo, con las nuevas generaciones, y heredarles un mundo sano para vivir; privilegiar la educación, las buenas costumbres, la moral, la ética y los valores. Si se puede.

A todos nos preocupa lo que ocurre, dudo que haya alguien en su sano juicio que no se turbe ante el gris panorama que nos acecha. 

Es el rostro de la violencia que está presente en el mismo hogar, lo vemos a diario, en el trabajo, en la calle, en nuestra ciudad, nuestro estado, el país y el mundo.

Ojalá ese destino nunca nos alcance, como a muchos que ya no viven para contarlo. Los que seguimos aquí, aún estamos a tiempo de cambiar el devenir de las cosas.  ¿No creen?

Recuerde que esta columna también la puede leer en el periódico, Ahora Tabasco, o bien en www.facebook.com/jesustorresnoticias; en el portal de noticias www.jesustorrresnoticias.com y a través de las cuentas de Twitter, @Jesus_ManuelT y @jesustorresnoticias