Inicio Buril El salario es sagrado, decía

El salario es sagrado, decía

96
0

Franja Sur 

El salario es sagrado, decía

René Alberto López

Gracias a mis lectores por no sólo estar pendientes de mis columnas, sino que alimentan de información a este escribidor.

De este modo, en los recientes días me ha llegado material periodístico, todos valiosos, que poco a poco iré desahogando en mis entregas diarias.

En los siguientes párrafos voy a transcribir una publicidad que se repartió en el estado de Tabasco, durante la campaña por la gubernatura, cuya jornada electoral se celebró el 1 de julio de 2012:

“Estimado servidor público de Tabasco:

“A ti que has brindado años de esfuerzos laboral en las diferentes áreas del Gobierno del Estado, te garantizo que en mi administración no habrá despidos injustificados, ni masivos y tampoco recortes de salario.

“No se vale que el actual gobierno haya despedido gente sin hacer una reingeniería real con base en un diagnóstico objetivo, ni que a esos trabajadores se les haya liquidado sobre un sueldo menor al que ganaban.

“Todos los que hemos trabajado en la administración pública sabemos que el salario es sagrado y que en general está comprometido mes con mes para pagar rentas, escuelas y todos los gastos de la casa, por lo que no es justo que se reduzca ni sueldo ni aguinaldo”.

“Se ha creado la imagen de que todos los servidores público roban del gobierno cuando son sólo unos cuantos los que lo hacen; y a esos que sí roban no los corren ni les reducen el sueldo. Generalmente son los altos mandos los que disfrutan de privilegios y manejan el dinero público como si fuera de ellos.

“Contigo me comprometo a respetar todos tus derechos como trabajador, a mejorar los servicios de salud para ti y para toda tu familia y a luchar por mejores condiciones de retiro que te permitan una vida digna en tu vejez.

“Te invito a unirte a mi proyecto para que juntos cambiemos el rumbo por amor a Tabasco.

Arturo Núñez Jiménez (Firma)”.

Al final del texto daban los números telefónicos: 1310309, 1310410, 1310537 Extensión 109 y la dirección: Malecón Carlos A. Madrazo Número 753, colonia Centro. Código Postal 86000, Villahermosa, Tabasco.

Como ya se habrá dado cuenta el lector, se trata de una propaganda del entonces candidato a la gubernatura del PRD, Arturo Núñez Jiménez.

En este texto puede el ciudadano observar la calidad moral de políticos que por su ambición de llegar al poder engañan al pueblo.

Hay quienes muchos creen que Núñez Jiménez cambió apenas consiguió la gubernatura, pero no es así. Este que está en el poder es el verdadero Núñez, un político insaciable de poder, capaz de mentir, de engañar como lo hace todo avaricioso para lograr su propósito.

Si usted lee con sumo cuidado la propaganda aquí reproducida, podrá darse cuenta que queda como anillo al dedo a ese problema que están enfrentando actualmente los trabajadores del gobierno, esos servidores públicos a los que se refiere en su publicidad, que hoy sufren los descuentos que les están haciendo por la nueva Ley del Instituto de Seguridad Social del Estado de Tabasco (ISSET).

Se queja en el texto de que a los trabajadores en el gobierno de Andrés Granier “se les haya liquidado sobre un sueldo menor al que ganaban”. Bien, en la nueva Ley del ISSET, la Ley Núñez, se estipula jubilar a los trabadores con el 70 por ciento de su salario. Esto es, menor a lo que ganaban.

Dice el texto de publicidad de Núñez: “Todos los que hemos trabajado en la administración pública sabemos que el salario es sagrado”. Sí, es tan sagrado que en su nueva ley, aumentó el impuesto por los servicios asistenciales y de seguridad social, del ocho al 16 por ciento, y mermó estrepitosamente el salario de los trabajadores.

Dice el texto de la publicidad de Núñez: “Generalmente son los altos mandos los que disfrutan de privilegios y manejan el dinero público como si fuera de ellos”. Ajá, ¿y ahora quienes lo están disfrutando? Igual, los altos mandos, sus amigos, a quienes les aumentó el salario apenas entraron y, por si fuera poco, también manejan el dinero público como si fuera de ellos.

Vea usted este último párrafo de la publicidad de Núñez, es una joya, un monumento a la farsa: “Contigo me comprometo a respetar todos tus derechos como trabajador, a mejorar los servicios de salud para ti y para toda tu familia y a luchar por mejores condiciones de retiro que te permitan una vida digna en tu vejez!”.

Ahí está vivita y coleando la nueva Ley de ISSET, y cunden los hospitales abandonados y sin medicamento, situaciones para restregárselas en la cara al gobierno del “cambio”.

En síntesis, aquella propaganda de Núñez reproducida en esta columna, es un ejemplo de lo patrañero que se vuelven algunos políticos en su desmedida codicia por el poder