Inicio A rienda suelta El solitario de Palacio

El solitario de Palacio

90
0

El solitario de Palacio

A rienda suelta

Por Luis Armando Mendoza Leciano.

Entrado ya en el último año de su gobierno, Andrés Manuel López Obrador sabe que el tiempo se le acaba para cimentar su “Cuarta Transformación”.
Por eso su desesperación de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación haya invalidado la primera parte de su “Plan B”, como se espera que lo hará con la segunda parte y con las 20 reformas aprobadas por Morena y sus aliados en un proceso legislativo viciado.
López Obrador sabe que sin esas reformas será imposible concretar su “Cuarta Transformación”.
Por eso su intención de dinamitar a la Suprema Corte a través de una campaña de desprestigio a los ministros que frenaron su “Plan B”, incluso utilizando medios oficiales y recursos públicos.
Es una acción mezquina que tiene como clara intención doblegar a los ministros de la Corte que, cumpliendo su deber y su obligación de defender la Constitución, no se pliegan a los caprichos presidenciales.
En ese contexto se inscribe el anuncio de López Obrador de enviar al Congreso una iniciativa para que los ministros de la Corte sean electos por voto popular.
A López Obrador no le interesa que los ministros de la Corte sean personas con la mejor preparación académica en temas de Derecho, sino que sean los más dóciles ante el Ejecutivo.
Es decir, lo que López Obrador desea es desaparecer la División de Poderes y que el Poder Judicial deje de ser un contrapeso a las decisiones arbitrarias del Ejecutivo y Legislativo.
Pero López Obrador sabe que con el proceso sucesorio ya en marcha y una vez que la candidatura de Morena sea definida, pronto, muy pronto, dejará de ser quien decida y pocos serán los que le hagan caso.
Es un ciclo de la política que irremediablemente se cumple y todos querrán quedar bien con quien podría ser el próximo inquilino de Palacio Nacional y no con quien está a punto de desocuparlo.
López Obrador está cerca de descubrir por qué en su último año de gobierno los presidentes se convierten en “el solitario de Palacio”.
PIAFIDOS: Fiel a su costumbre de lisonjear a quien detenta el poder, en “La Mañanera” del lunes pasado Layda Sansores se desvivió en halagos al presidente López Obrador. Y no extraña de ella, pero de eso a defender a los hijos de López Obrador a pesar de las evidencias de su enriquecimiento mediante el tráfico de influencias, eso sí es no tener el mínimo rubor y vergüenza… COMO PARA que no quede ninguna duda de que la corrupción es el principal distintivo de la 4T, ahí está el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado que ha sido saqueado impunemente, según el resultado de auditorías que fueron dados a conocer recientemente y que han sido documentados por la prensa nacional… CONVERTIDA en esquirol y sicaria de la 4T, a la exalcaldesa de Calkiní, Sonia Cuevas, ahora se erige en defensora del todavía diputado federal priista, Pedro Armentía. Bien dice el refrán que Dios los hace y el diablo los junta.

Artículo anterior¿Fundador o fundadora para el 2024?
Artículo siguientePena de cárcel para expresidente francés Sarkozy por corrupción