Inicio Testigo Fiel El tufo a corrupción en Morena

El tufo a corrupción en Morena

293
0

Testigo fiel

Por: Jesús Torres

El tufo a corrupción en Morena

Morena, el partido que llevó a la presidencia de la república a Andrés Manuel López Obrador entró en una fase de litigio judicial por denuncias de actos de corrupción que presentó el líder nacional, Alfonso Ramírez Cuellar ante la Fiscalía General de la República (FGR), en contra de su antecesora, Yeidckol Polevnsky por los delitos de lavado de dinero y daño patrimonial.

El partido que utilizó como eslogan, ‘La Esperanza de México’ y que formó la coalición con el PT y PES, ‘Juntos Haremos Historia’ para obtener el mayor número de votos en las elecciones de 2018, hoy despide tufos de corrupción a su interior derivado de una auditoría practicada a la gestión de Yeidckol Polevnky desde 2017 para que aclare el uso de recursos por  alrededor de 809 millones de pesos.

Y es que se presume que de al menos de la compra de 39 inmuebles y remodelaciones, el 50 por ciento fueron sugeridas por Enrique Borbolla García, propietario de Grupo EBOR, quien recibió contratos por 394 millones de pesos y a quien Polevnky habría pagado mediante 14 transferencias bancarias sin concluir las obras.

En el 2012 Borbolla García buscó la candidatura del PRD a la presidencia municipal de Querétaro y dos años después, en el 2014 fue acusado de fraude en Quintana Roo por la venta de una aeronave por 2.5 millones de pesos que  nunca entregó.

El caso convertido  en una ‘papa caliente’ para la Cuarta Transformación se encuentra ahora en manos del fiscal general, Alejandro Gertz Manero quien a través de la Fiscalía Anticorrupción tendrá que resolver si lleva a la cárcel a la ex dirigente de Morena o como ha ocurrido en otros casos de ex funcionarios del gabinete de López Obrador, le perdonan la vida.

¿Se combatirá esta vez la corrupción, como se barren las escaleras, es decir, de arriba para abajo, como lo prometió en campaña el tabasqueño?

Lo cierto es que hasta hoy han habido otros casos que siguen en la impunidad como el de Marcelo Ebrard acusado de irregularidades en la construcción de la Línea 12 del Metro o del titular de la CFE, Manuel Bartlett que ocultó información sobre 12 empresas de su propiedad así como 23 casas que no reflejó en su declaración patrimonial.

Y hay más: las irregularidades en el manejo de 50 millones de pesos del Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento que detectó la Función Pública a Ana Guevara en la Conade y los contratos que otorgó a familiares el director del IMSS, Zoé Robledo así como a empresas con antecedentes de fraude, sólo por citar los más sonados en el gobierno de la cuatroté. La corrupción apesta.