Inicio Nacional EPN vivió una de sus peores semanas: The Wall Street Journal

EPN vivió una de sus peores semanas: The Wall Street Journal

72
0

Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alías “El Chapo”, se acercó al área de la regadera instalada en su celda, en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) de El Altiplano, justo a las 20:52 horas del sábado 11 de julio, ahí el capo sinaloense se agachó y descendió por un agujero de 50 por 50 centímetros donde halló un conducto vertical de 10 metros de profundidad habilitado con una escalera, el cual lo condujo a un túnel de un kilómetro y medio de distancia que conectaba el penal de máxima seguridad con una casa en obra negra.

Desde entonces, “El Chapo” es libre.

Mientras esto ocurría, el Presidente Enrique Peña Nieto se encontraba a bordo del avión presidencial TP-01 que despegó de la Ciudad de México al punto de las 17:25 horas con destino a París donde llegaría 12 horas después. A su arribo a Francia, y luego de que el Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido García, confirmara la fuga de Guzmán Loera, el mandatario mexicano aclaró que no interrumpiría su gira por el país galo al tratarse de “una visita histórica”.

La reacción del Presidente dio inicio a un vendaval de críticas tanto en México como en todo el mundo, a lo que “podría ser la peor semana, hasta la fecha, de su Presidencia”, como la describieron los periodistas Dudley Althaus y David Luhnow en The Wall Street Journal por el arribó de Enrique Peña Nieto al país tras cinco días de ausencia.

A Peña Nieto también lo persiguieron a lo largo de estos seis días las palabras que dijo a Univisión en febrero de 2014: “Es una obligación, sería verdaderamente algo más que lamentable, es imperdonable, que el gobierno y el estado tomen las debidas providencias para asegurar que lo ocurrido hace algunos años se pudiera repetir”.

Aunado a ello, se sumó el débil comienzo que tuvo la primera licitación de la Ronda Uno: la “oferta histórica” para abrir el sector petrolero del país a los inversionistas privados por primera vez en 80 años cayó muy por debajo de las expectativas después de que sólo se otorgaron dos de los 14 bloques de exploración y extracción de hidrocarburos que se ofrecieron.

Este viernes, The Economist describió esa situación:

“Rara vez un momento de gloria ha sido tan cruelmente saboteado. El 15 de julio México abrió su tan cerrado sector energético con una subasta de los derechos de exploración petrolera que ponen fin al monopolio de 77 años de Pemex, la empresa petrolera del Estado. Esto es parte de un paquete de reformas que añadirían más de dos puntos porcentuales al crecimiento económico, así lo espera el gobierno. Mientras la licitación se llevó a cabo, el Presidente Enrique Peña Nieto estaba en una visita de Estado a Francia con gran parte de su gobierno. Sin duda, él tenía la esperanza de ser visto como el hombre detrás del completamente moderno México de hoy”.

No obstante, el semanario británico no fue el único en criticar el proceso de licitación. Antes, los medios internacionales más importantes en materia financiera y económica lo calificaron como “fallido”, “un débil comienzo”, “decepcionante”, un “fiasco”. A pesar de las esperanzas del gobierno de atraer a una gran variedad de empresas y redes con alrededor de 18 mil millones de dólares en inversión, sólo dos áreas fueron asignadas, enfatizó, por ejemplo, The Financial Times.

The Economist dice que estos problemas pueden ser arreglados, con suerte y a tiempo para la próxima ronda de subastas en septiembre. Aunque “lo más difícil de corregir será la espectacular fuga del narcotraficante más famoso de México, quien salió de su cárcel de mayor seguridad justo antes de que Peña aterrizara en París”. Fuente: Sin Embargo