Inicio Transparencia política ¿Es recto el rector? (II)

¿Es recto el rector? (II)

178
0

TRANSPARENCIA

POLÍTICA

Erwin Macario

 

 ¿Es recto el rector? (II)

¿Teme que su lengua descubra

la confusión y la contradicción

del culpable? Stefan Zweig/

 Fouche el genio tenebroso

 

Rector sine cura, que llegó sólo por ser parte de un grupo que encabezó –y todavía lidera–    Candita Gil, el “doctor” Jose Manuel Piña Gutiérrez enfrenta los errores de su soberbia. El ladrillo de la rectoría de la UJAT lo mareó a tal grado que traicionó al grupo que lo sacó de ser un simple empleado bancario y de esa casa de estudios; y también a quienes fueron sus aliados en el primer periodo rectoral.

Anodino personaje elevado por los vientos de la política, pudo, bajo el fingimiento de una inocua actuación como rector, engañar a la grey universitaria que en un enfrentamiento con el poder político lo había nombrado como heredero de la rectoría de su protectora, Candita Gil. Y, envalentonado, logró reelegirse pero ya desquiciado al grado de romper con el matriarcado bajo cuyas faldas había prosperado.

Mostró, como bien lo presumía la propia Candita Gil, ser una caricatura rectoral. Lució mientras duraba la inercia del cambio que en la UJAT había operado dicha rectora. Pero los posibles abusos administrativos llevaron a la UJAT a inestabilidad económica, como se vio desde diciembre pasado.

Ante la historia es ya una mancha entre quienes han dirigido esa institución universitaria.

En la galería de rectores será una mácula ante José María Gurría Urgell, Mario A. Brown Peralta, Fernando Álvarez Villa, Juan Maldonado Pereda, Miguel A. Gómez Ventura, Eduardo Alday Hernández. Ovidio González López y Juan José Beaurregard Cruz, quienes dieron lustre a nuestra Alma Mater en sus primeros veinte años.

Nadie que estudie la historia de la UJAT podrá encontrar punto de comparación entre el actual rector José Manuel Piña Gutiérrez y personajes como Jorge de la Cerda Ritz, Faustino Torres Castro, César O. Palacio Tapia, Omar Hernández Sánchez, Josué Vera Granados,  el propio Fernando Rabelo Ruiz de la Peña, Fredy Priego Priego, Jorge Abdó Francis y hasta Candita Gil.

Haber llegado con el apoyo de la anterior rectora y su grupo en la universidad, haberse reelegido manipulando a la grey universitaria, mareó a Piña Gutiérrez que hizo correr la versión de que el otro universitario aspirante al cargo, Wilbert Méndez Magaña, era un intento de intromisión en la UJAT de parte del gobernador Arturo Núñez Jiménez.

Al manipular a los del Consejo Universitario y lograr reelegirse por otro periodo rectoral,  que concluye en enero de 2020, el ex protegido de la directora del Conalep nacional, se encaramó en una enfermiza soberbia. Entre su gente presumía haber ganado al gobierno e incluso que se iría Arturo Núñez y el estaría un año más como rector.

Había eliminado ante el Consejo a Wilbert Méndfez. En ls página de la universitad tabasqueña se documenta la perversidad: “En sesión extra-ordinaria del H. Consejo Universitario de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco efectuada el día 7 de enero del presente año (2016) se llevó a cabo la recepción de propuestas para ocupar el cargo de Rector para el periodo comprendido de Enero 2016-2020, resultando las siguientes propuestas: Dra. Edith Georgina Surdez Pérez, Dr. Roberto Flores Bello, Dr. José Manuel Piña Gutiérrez, Dr. Carlos Alfonso Álvarez González y la Mtra. Cynthia del Carmen Gómez Gallardo, quienes presentaron sus curriculum vitae y tras ser evaluadas por el H. Consejo Universitario se llegó a la conclusión de que quienes formarían la terna para competir por el puesto de Rector de nuestra Máxima Casa de Estudios son: Dr. José Manuel Piña Gutiérrez (Actual Rector),Dr. Roberto Flores Bello y Dr. Carlos Alfonso Álvarez González”.

La mafia incrustada en la universidad había funcionado. Una elección modo que beneficiaba al ingeniero agrónomo en producción por el Instituto de Estudios Superiores de Monterrfey, maestro en administración por la propia universidad de la que es su autoridad y doctor patito en administración por la Pacific Western University.

Su insolencia contra el poder le trajo consecuencias pues una mala administración de los recursos universitarios le hizo llegar, en diciembre del año pasado, a no tener ni para pagar sueldos y aguinaldos de los docentes y empleados universitarios. Todavía hizo correr la versión de que el gobierno no le había  entregado los recursos pero desde la Secretaría de Finanzas se le desmintió públicamente: le entregaron cien millones de pesos ¡pero como un anticipo!

Arturo Núñez le sacó las castañas del fuego y el 30 de enero de 2017 insistió en que la universidad debía consolidar la internacionalización que se habvía iniciado9 antes que Piña Gutiérrez fuera rector, es decir en la rectoría de Candita Gil, a quien el actual rector traicionó creando otro grupo y la división en esa casa de estudios.

Núñez Jiménez exhortó a los universitarios a seguir sumergiéndose en su esfuerzo de internacionalización, así como a estudiar a profundidad el desenvolvimiento de los Estados Unidos de América, pues subrayó “necesitamos que nuestras instituciones de educación superior investiguen más el esquema mundial, porque por allí pasan las soluciones de la desigualdad social, la pobreza, la delincuencia y la realidad que estamos viviendo”.

Pero el millonario rector, cuyo progreso denuncian en prensa se debe a negocios con Pemex y otras acciones, no entendió el llamado. Sigue enfrentando al poder, en perjuicio de la UJAT. (CONTINUARÁ)