Inicio Deportes Escultor español corrige obra mal hecha del astro del fútbol Cristiano Ronaldo

Escultor español corrige obra mal hecha del astro del fútbol Cristiano Ronaldo

83
0

«No quería hablar con nadie», dijo Emanuel Jorge da Silva Santos, escultor del tan criticado busto de Cristiano Ronaldo. A punto de las lágrimas, el artista recordó lo difícil que fue lidiar con los comentarios negativos de la gente cuando se dio a conocer su obra el año pasado en el aeropuerto de Madeira.

 

Como buen madeirense, Da Silva Santos ha seguido de cerca la carrera de Cristiano Ronaldo y, cuando se enteró que el aeropuerto cambiaría de nombre para honrar al futbolista del Real Madrid, de inmediato le nació la idea y el deseo de crear un busto para que fuera exhibido en el área de llegadas.

 

 

Santos pudo contactar al director asociado de los aeropuertos de Madeira, Francisco Fernandes, quien le encargó que trabajara y le entregara algo más concreto para que pudieran considerarlo. Luego de dos semanas, Santos le mandó fotos del busto a Fernandes, quien quedó «impresionado» con el resultado y a su vez se lo mostró al hermano de Cristiano, Hugo Aveiro.

 

Aveiro dio el visto bueno y la compañía encargada de organizar la ceremonia de homenaje a Ronaldo le pagó 1000 euros a Santos por su trabajo. Además, asignó a profesionales las dos etapas finales para completar el busto (la colocación del yeso y el bronce sobre la base de arcilla), según un documental de «Bleacher Report».

 

Según un mensaje que Cristiano envió a su hermano, el futbolista del Real Madrid estaba contento con el resultado, aunque pidió algunos cambios. Sin embargo, era muy tarde para hacerlos porque ya se le había colocado el yeso. Se trataba de unas arrugas que finalmente fueron desvanecidas lo más posible con trazos.

 

 

Santos nunca estudió artes plásticas —su familia no tenía los recursos para pagar la universidad— y mucho menos había hecho un busto. El conocimiento que tenía lo obtuvo mientras eculpía juguetes para sus hermanos y amigos con arcilla que sacaba de una playa cerca de su escuela. Con el tiempo perfeccionó su técnica mientras el trabajo se lo permitía.

 

Cuando el busto fue develado, tanto su esposa Armanda Gouveia y su hijo Tiago no podían estar más orgullosos de él. El momento fue «espectacular», pero en cuanto empezó el bombardeo de burlas, memes y críticas en las redes sociales, todo se convirtió en una pesadilla.

 

«En el silencio de la noche, toda la información pasaba por mi mente y lidiar con todo eso fue muy difícil. Me aislé de todo, no tenía ganas de hablar con nadie. Todo fue tan repentino, es mucha responsabilidad», dijo Santos a «Bleacher Report».

 

 

El momento fue tan duro que Santos temió por su hijo y que fuera bulleado en la escuela. Para él y su esposa fue difícil hablar del tema sin dejar escapar alguna lágrima.

 

«Por encima de todo, Emanuel es un ser humano. Todos cometemos errores. No era necesaria tanta crítica. Si el trabajo se veía bien o no, uno tenía que valorarlo porque, a pesar de que él no tenía una educación formal como escultor, por lo menos tuvo la iniciativa e intentó hacer algo. Nadie fue tan valiente de hacer lo que él hizo; tener una idea y presentarla», comentó Armanda.

 

Como parte del documental de «Bleacher Report», Da Silva Santos se dio a la tarea de rectificar y crear otro busto, aunque él no se arrepiente de lo hecho la primera vez

 

 

«Me gustó el resultado y estaba muy orgulloso de él y, si tuviera que hacerlo otra vez, haría todo excatamente igual.

 

Estoy haciendo el busto otra vez para demostrarle a la gente que no soy lo que los medios pintaron de mí. Por su puesto, está el miedo por la reacción que la gente pueda tener al ver esta pieza».