Inicio Testigo Fiel Evo Morales vino a distraernos

Evo Morales vino a distraernos

227
0

Testigo fiel

Por: Jesús Torres

Evo Morales vino a distraernos

Si algo le hacía falta a Andrés Manuel López Obrador para mantener distraídos a los mexicanos, es el asilo político que le brindó al derrocado ex presidente de Bolivia, Evo Morales.

La falta de resultados en materia de seguridad se había vuelto tema incluso ya de interés internacional en los últimos días, sobre todo por la reciente matanza de nueve integrantes de la familia LeBarón  en Chihuahua, entre ellos seis menores de edad, a manos del crimen organizado y la liberación del hijo del ‘Chapo’ Guzmán luego de ser capturado en Sinaloa.

Todo ello le ha ganado al gobierno de AMLO sendas críticas a nivel mundial por la violencia que se vive en nuestro país, pero sobre todo, la más preocupante, la que proviene del vecino del norte, Estados Unidos, quien ya envió a México a agentes del FBI a investigar la masacre contra los LeBarón.

Pero además, en los temas de la agenda, de López Obrador y su partido, Morena, hay pendientes como la cuestionada elección de la presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en el Senado y el acotamiento al periodo en el cargo del presidente del Instituto Nacional Electoral (INE) que diputados morenistas quieren reformar para acelerar la salida del consejero Lorenzo Córdova.

Por eso, el conflicto en Bolivia, que propició la salida de Evo Morales, le vino como anillo al dedo al tabasqueño y su gabinete para montar una escena en redes sociales, primero condenando un golpe de Estado, que nunca lo hubo, y después ofrecer asilo político al ex mandatario boliviano quien pretendía perpetuarse en el poder.

A su llegada a México, en sus primeras declaraciones, el depuesto ex presidente de Bolivia lo primero que hizo fue agradecer a AMLO por salvarle la vida, como si viera en éste a su ‘mesías’.

Y como el show tiene que continuar, seguramente el originario de Macuspana invitará a Evo Morales a Palacio Nacional donde sostendrán un encuentro y posteriormente lo llevará a las mañaneras para que lo entrevisten los medios de comunicación.

Mientras tanto, la violencia y la inseguridad aún pueden aguantar, lo mismo que el galopante desempleo, la falta de crecimiento y desarrollo, el desabasto de medicinas en hospitales, y una retahíla de problemas que no hay para cuando resolverse.