Inicio Testigo Fiel Gobernar con distractores desde Palacio

Gobernar con distractores desde Palacio

347
0

Testigo fiel

Por: Jesús Torres

Gobernar con distractores desde Palacio

Nada le ha funcionado al gobierno de Andrés Manuel López Obrador para pretender ocultar lo que hasta hoy no se ha hecho y que mantiene al país en la zozobra por la falta de resultados en materia de seguridad pública, generación de empleos y una eficaz política económica que garantice el crecimiento y desarrollo.

A eso se debe que desde Palacio Nacional se instrumenten ataques contra opositores a la Cuarta Transformación, incluyendo a los medios de comunicación más críticos. De ahí los adjetivos de López Obrador de tachar a periodistas de “fifís”, “mentirosos”, “conservadores” o “hampas del periodismo” y “neoliberales”.

Todo ello, porque se ha cuestionado a su gobierno y sus principales proyectos, como el aeropuerto de Santa Lucía, la refinería en Dos Bocas, Tabasco y el Tren Maya los cuales a un año de gestión siguen estancados.

Y si el pleito con los medios no ha logrado desviar la atención sobre lo que ocurre en este país, tampoco le ha dado resultados meter a la cárcel a sus enemigos políticos, como lo hizo con la ex secretaria de la Sedesol, Rosario Robles Berlanga, con quien quedó más que claro que se trató de una vendetta política.

Hoy ante la crítica del recién estrenado líder nacional del PRI, Alejandro Moreno, a un mes de su nombramiento, desde la Fiscalía General de la República (FGR), ya enderezaron  misiles en  su contra para acalambrarlo utilizando una denuncia que interpuso durante la campaña interna el priista, Ulises Ruiz, aunque el trasfondo político es otro.

Atrás de los ataques al dirigente del tricolor existe la negativa de ese partido a iniciativas que ha enviado el tabasqueño al Congreso de la Unión como la recién aprobada reforma educativa.

Lo mismo se pretende hacer con los gobernadores del PAN de Guanajuato y Tamaulipas donde Morena buscar desaparecer los poderes desde el Senado alegando altos índices de delincuencia.

Aún y con todos los distractores dirigidos desde el despacho presidencial contra la oposición, la 4T sigue navegando en aguas turbulentas derivado de la falta de transparencia en su gobierno.

Como la reciente información que ocultó a la Secretaría de la Función Pública (SFP), el director general de la CFE, Manuel Bartlett sobre las 12 empresas que constituyó con su familia de 2001 a 2017 y las 23 casas de la que es propietario el político poblano.

Pretender minimizar los excesos en el gobierno de López Obrador como si no pasara nada, sería tanto como ser cómplices de sus errores, y en eso nadie está de acuerdo. “Tonto es el que piensa que el pueblo es tonto”, ¿verdad AMLO?