Inicio Buril Había una vez un país petrolero

Había una vez un país petrolero

117
0

Franja Sur

Había una vez un país petrolero

 René Alberto López

México le apostó a la economía petrolizada y al parecer no es el camino correcto, sobre todo en momentos del colapso del precio del crudo y en tiempos de la reforma energética, con la que el presidente Enrique Peña Nieto pretende atraer inversiones al país.

Aquellos días cuando el precio del barril de la mezcla estaba a 100 dólares, cada vez están más lejanos y, sin duda, este quiebre en la economía derivará en el aumento de la franja de pobres en suelo azteca. Por el momento, no se ve en el corto plazo una recuperación del precio.

Ayer se dio a conocer que el barril se volvió a depreciar al perder 13 centavos y cerrar en 34.03 dólares por tonel. De acuerdo con especialista, el crudo seguirá a la baja y esa no es una buena noticia para el pueblo de México.

Los gobernantes cortarán por lo más sano y para tratar de enderezar el barco comenzarán a tomar medidas drásticas que harán más difícil nuestra existencia, como será un recorte sin precedente al gasto público a fin de equilibrar las finanzas. Eso es lo que proponen los economistas.

Si volteamos al estado de Tabasco, todos aquellos que fluctúan los sesenta y setenta años, recordarán con nostalgia como la entidad se movía mejor con sus cooperativas de cacao, con los ingenios azucareros, con sus molinos de arroz.

Sin duda, recordarán la bonaza con los graneros en el Plan Chontalpa y el Plan Balancán, lo mismo que Oleaginosa del Sureste y el Frigorífico de Tabasco.

Todo eso, orgullo para la gente de estas tierras del sureste, se fue al pantano de la ruindad, porque nos atrapó el boom petrolero, y llegó el momento en que todos querían trabajar en la paraestatal Petróleos Mexicanos y el país entero le apostó a la economía petrolizada.

Las cooperativas cacaoteras cerraron y muchos productores dejaron de sembrar, al grado de que hoy la Industrializadora de Cacao de Tabasco, en el municipio de Cárdenas, es casi un elefante blanco, hundida en el abandono.

Con el cacao cayó la caña, el arroz, y, el Plan Chontalpa y el Plan Balancán, ahora son solo historias que los viejos les platican a sus nietos.

Hemos escuchado decir a los gobiernos que volverán a la economía agrícola, ganadera, pesquera, pero son sólo buenos deseos, pues, por ejemplo, en Campeche desaparecieron las flotas camaroneras y está en chino que las vuelvan a rehabilitar. En Tabasco, hay un cementerio de maquinaria en los poblados del municipio de Cárdenas y algunas chimeneas de las fábricas de azúcar, como el Nueva Zelandia en Cárdenas, y el Dos Patria en Tacotalpa, bien podrían servir para museo.

Bien, México tiene apostada todas sus canicas a atraer la inversión a través del sector energético, pero si esa apuesta falla, no quiero pensar cuál será el futuro del país.

La botica

1.- El secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, Gonzalo Hernández Licona, compareció esta semana ante senadores y diputados y vean lo que señaló: “es impensable reducir la pobreza si no tenemos crecimiento en la actividad económica, y ello no ha ocurrido por lo menos en los últimos 20 años”. Además, dijo que por la crisis mundial, la desaceleración económica mundial y el crecimiento de los precios han generado mayor pobreza desde 2008. Bien, escuchando al funcionario federal, nos queda claro que ahí está uno de los factores del crecimiento de la delincuencia en México.

 

2.- El que no se tiró a la hamaca a esperar qué deciden los tribunales federales es el alcalde electo de Teapa, Jorge Armando Cano Gómez, quien con la seguridad de haber ganado los comicios sigue tocando puerta en dependencias federales, en el Distrito Federal, con el propósito de encausar varios proyectos en ese municipio serrano apenas asuma la alcaldía. Sus más recientes encuentros han sido con Ángel Islava Tamayo, director General del Fondo Nacional de Habitaciones Populares, lo mismo con funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, como Silvio Lagos y Gonzalo Hernández.