Inicio Testigo Fiel Hospitales, la otra amenaza

Hospitales, la otra amenaza

190
0

Testigo fiel 
Hospitales, la otra amenaza 
Por: Jesús Torres

La peor desgracia por la que puede atravesar la gente además de vivir en la pobreza es tener que llevar a un familiar enfermo a cualquiera de los hospitales públicos que hay en Tabasco.

Pero eso no es lo más lamentable, las condiciones de insalubridad en que se encuentran los nosocomios de veras que son una auténtica amenaza para la salud; ahí anidan miles de bacterias que pueden provocar al paciente hasta la muerte.

En otras palabras, si el enfermo la libra en el quirófano, en la sala de recuperación podría esperarle lo peor.

Si el paciente por ejemplo se vomita por la reacción del medicamento no hay quien mantenga aseado el lugar; los familiares tienen que estar más pendientes que las mismas enfermeras y doctores y pasar toda la noche en vela por lo que pudiera pasar. Podría comentar otras tantas deficiencias a detalle pero creo sería desagradable leerlas, los testimonios sobran y de ello han dado cuenta casi a diario los medios de comunicación.  

Si usted lector ya ha pasado por esta situación o tiene algún familiar o amigo enfermo en un hospital público sabe de lo que les estoy hablando, no hace falta ser tan específico.

Incluso hay personas que, como se dice coloquialmente, han entrado caminando y han salido con los pies por delante.

O bien les diagnostican una enfermedad y luego van con un médico particular y resulta que están más sanas de lo que se imaginaban.

Igual les aplican mal un medicamento y resulta que ya les desgraciaron su humanidad de por vida. 

Por eso mi padre que en paz descanse me decía que él nunca iba con los mata sanos. Ahora veo por qué. 

Si al inicio de la actual administración el sector se enfrentó con un desfalco de recursos por 600 millones de pesos y por el que un alto exfuncionario del gobierno de Andrés Granier anda prófugo de la justicia, además del desabasto de medicamentos registrado, hoy en día pareciera que nos hemos quedado estancados en ese rubro y quienes siguen pagando los platos rotos con su salud son los propios tabasqueños.

Así que mientras las cosas se componen en lo que resta de este sexenio, mis queridos lectores les recomiendo que se alimenten sanamente, cuiden su salud y hagan ejercicio. Es lo mejor que podemos hacer.
¿No creen?

Esta columna también la puede leer en el periódico, Ahora Tabasco, o bien en www.facebook.com/jesustorresnoticias; en el portal de noticias www.jesustorrresnoticias.com y a través de las cuentas de Twitter, @Jesus_ManuelT y @jesustorresnoticias. Igual pueden enviarme sus comentarios al correo iesous2012@gmail.com