Inicio Testigo Fiel Inundaciones, como anillo al dedo

Inundaciones, como anillo al dedo

237
0
Testigo fiel
Por: Jesús Torres
Inundaciones, como anillo al dedo
Las inundaciones en Tabasco se convirtieron en el caldo de cultivo propicio para que desde Palacio Nacional se instrumente una política asistencialista con los tabasqueños afectados por las lluvias.
Esa es la razón por la que se encuentran en la entidad el secretario de Bienestar, Javier May Rodríguez y Carlos Manuel Merino, delegado de Programas para el Desarrollo, operadores políticos de AMLO y del gobernador, Adán Augusto López Hernández.
Ambos personajes se harán cargo de levantar el censo de los afectados para hacer llegar de manera personalizada y sin intermediarios los apoyos a nombre del inquilino de Palacio Nacional.
Ahora ya se sabe porqué López Obrador se empeñó tanto en desaparecer los fideicomisos, entre ellos el Fonden, para que de manera discrecional se sigan utilizando recursos públicos con propósitos político-electorales.
En ese sentido, las inundaciones en Tabasco, donde gobierna Morena, les vino como anillo al dedo.
No hay que perder de vista que este mes de octubre arrancó en el estado el proceso electoral para las elecciones Intermedias del próximo año en que se renovarán diputaciones locales, federales y alcaldías.
Y como es por todos sabido, el llamado Capitán Merino se encuentra entre uno de los aspirantes a la alcaldía de Centro.
De su lado, Javier May es otro de los morenistas que suspiran para suceder en el cargo a Adán López en el 2024, el cual viene trabajando tiempo atrás con ese propósito.
Ambos no desaprovecharán esta oportunidad para sacar raja política utilizando programas y recursos federales en medio de la emergencia que viven miles de tabasqueños.
Sin duda alguna seguirán traficando con la desgracia de los más de medio millón de afectados dándoles pan para hoy y hambre para mañana. Lo que tanto criticaban.
La próxima semana que llegue a Tabasco, López Obrador seguro vendrá como el ‘salvador’ de los desprotegidos, de los que menos tienen, para que lo aclamen y agradezcan la ayuda que ya se encuentra en camino.
El clientelismo electoral en todo su apogeo.
Pandemia, y ahora inundaciones, como anillo al dedo para los de la cuatroté.