Inicio Testigo Fiel La 4T, un gobierno fallido

La 4T, un gobierno fallido

192
0

Testigo fiel

Por: Jesús Torres

La 4T, un gobierno fallido

Nada ha salido bien al gobierno  de Andrés Manuel López Obrador a dos años de haber asumido el poder, -casi absoluto de México-. Hasta el dios de la lluvia le ha hecho una mala jugada.

Los resultados, adversos por supuesto, saltan a la vista, como en seguridad con un país que está a punto de llegar al récord histórico de 2019, cuando registró 34 mil 608 homicidios dolosos y mil 012 víctimas de feminicidio.

Y es que según datos de la propia Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, México acumula en lo que va del año  29 mil 182 asesinatos, lo que representa un incremento anual de 1.1%, con una tasa de 22.8 de estos crímenes por cada 100 mil habitantes.

A ello habría que sumarle, que el responsable de la seguridad de los mexicanos, Alfonso Durazo, dejó prácticamente tirado el cargo –aún acéfalo por cierto- para emprender una nueva aventura política en su natal Sonora.

Y si en seguridad, López Obrador queda a deber, en salud, estamos peor al superarse ya las 100 mil muertes por coronavirus y que ha situado a nuestro país en el cuarto puesto mundial en número de decesos y en el undécimo en cuanto a casos confirmados desde el inicio de la pandemia.

Por si fuera poco, derivado de los recientes fenómenos meteorológicos que han golpeado los estados del sureste de la república mexicana, sólo en Tabasco, su tierra natal, se reportan casi un millón de afectados por las inundaciones y nueves fallecidos por ahogamiento.

Lo más grave fue que, para salvar a la capital Villahermosa de una catástrofe mayor, como la ocurrida en 2007, el originario de Macuspana ordenara inundar las zonas indígenas, a los más pobres, los desprotegidos.

¿Dirá López Obrador que las inundaciones también le cayeron como anillo al dedo, igual que la pandemia por el coronavirus?

Si todo lo anterior no fuera suficiente, con los yerros cometidos por el gobierno de la 4T en materia económica, la falta de oportunidades, de empleos, el cierre de empresas, y  de no hacer nada porque México sea un país atractivo para las inversiones, lo que viene no augura nada bueno para la prosperidad de los mexicanos.

No habrá mejor oportunidad que la que se presentará en el 2021 cuando todos acudan nuevamente a las urnas para cambiar el modo de hacer las cosas de este gobierno o seguir igual con tendencia a empeorar.