Inicio Testigo Fiel La burla de 'Cuco

La burla de 'Cuco

77
0

Testigo fiel

Por: Jesús Torres

La burla de ‘Cuco’ 

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) debe estar tomando ya nota de la burla del alcalde de Macuspana, José Eduardo Rovirosa quien para para no cumplir con el pago de laudos y otras prestaciones acudió en un acto de protagonismo a las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública para ser arrestado durante 24 horas.

El edil no ha querido pagar ni un peso como lo ordenó el Tribunal Electoral de Tabasco (TET)  y ha retado a las autoridades que no lo hará pese a que existe  un resolutivo en su contra por parte de la justicia administrativa. En otras palabras le viene valiendo gorro.

“Cuco” Rovirosa debe liquidar cuatro    millones de pesos por concepto de salarios caídos, aguinaldos y demás prestaciones a 11 ex regidores del pasado trienio y aunque se entregó para cumplir con el arresto domiciliario, ello no lo libra de sus responsabilidades.

El desacato en el que está cayendo el munícipe lo estaría llevando a que corra la misma suerte del ex edil de Paraíso, Bernardo Barradas quien fue separado del cargo junto con el resto de los regidores, además de ser sujetos a proceso con penas que podrían alcanzar hasta 10 años de cárcel.  No se duda que el caso de «Cuco’ llegue hasta sus últimas consecuencias. 

Si a eso le sumamos los pendientes que tiene con su cuenta pública de 2016 reprobada por unanimidad por los 35 diputados del Congreso local por observaciones del orden de los 56 millones de pesos, el edil ya debería estar poniendo sus barbas a remojar. La justicia tarde que temprano llega.

Desafortunadamente al pueblo de Macuspana le ha ido muy mal en los últimos dos trienios, primero gobernado por el PRD con Víctor Manuel González Valerio a quien también le fue reprobada su cuenta pública luego de dejar una deuda de 295 millones de pesos de 2013 a 2015, recursos que a la fecha no han sido solventados por el ex edil quien goza de total impunidad.

Y ahora, por José Eduardo Rovirosa, ex priista quien no sólo ha caído en desacato por incumplimiento del pago de laudos, sino que se le ha acusado de ser el pésimo alcalde que ha tenido Macuspana en dos ocasiones, que ha realizado obras de mala calidad, desvío de recursos, y de protagonizar escándalos como el ocurrido en el 2016 cuando se vitoreó durante el Grito de Independencia.

Y no sólo eso, para rematar decidió que dos calles del municipio llevarán los nombres de sus familiares; entre ellos, su esposa Cristel Hernández ¡Pobre Macuspana!.