Inicio Transparencia política La dignidad de Centro

La dignidad de Centro

128
0

TRANSPARENCIA

POLITICA

Erwin Macario

La dignidad de Centro

En el modo de agarrar

el taco se conoce al que

es tragón. Refrán popular

 

Si había algunos indecisos para votar el próximo domingo 13, doña Liliana Madrigal los acaba de empujar hacia la izquierda. Y más aún, hacia Gerardo Gaudiano. Los genios de su campaña le hicieron decir que: “no sólo vamos a recuperar el Ayuntamiento, sino la dignidad de la gente de Centro”.

Hágame usted el favor. El discurso es ya un referente de chantaje, de insulto  priísta. Muestra de la desesperación: En todas partes donde ese partido no gobierna, el pueblo no tiene dignidad. Así se dijo en Comalcalco en la campaña pasada. Al calor del discurso —diría Evaristo Hernández Cruz—, en Tecolutilla se vociferó: Vamos por la victoria, vamos a recuperar la dignidad de nuestro municipio, vamos por resultados positivos que nos permitan generar progresos para los comalcalquenses”.

Y los paisanos de Manuel Sebastián Graniel Burelo, alias Grabur, demostraron que no han perdido la dignidad: votaron contra el PRI nuevamente.

Pero como la candidata priísta en esta elección extraordinaria para presidente municipal de Centro es rehén de la mafia priísta, los viejos moldes de campaña se aplican al pie de la letra, insultando al ciudadano.

¿Perdieron la dignidad los habitantes del municipio de Centro por haber votado hce tres años y el 7 de junio del año pasado a favor del PRD? No, de ninguna manera. Sólo ejercieron su derecho a votar.

Pero ahora los genios contratados para dirigir la campaña priísta, y su comandante Achirica 2, Miguel Angel Valdivia, vuelven a embrocar a la candidata que en realidad nada más ha sido usada por quienes mantienen en el PRI un poder faccioso y desean que al través del madracismo —entiéndase ahora roberfederiquismo— se restablezca la monarquía hereditaria que don Carlos Madrazo fortaleció en los años 60s, pero que en realidad viene desde el garridismo y otros gobiernos familiares que llegaron al poder y ya tienen herederos para el 2018 y los sexenios que vienen.

En gira de proselitismo por villa Playas del Rosario, anteayer, la abanderada pripevemista, candidata de Manuel Andrade y Roberto Madrazo, dijo según boletín oficial de ese partido que “con el triunfo que obtendremos el 13 de marzo, no sólo vamos a recuperar el Ayuntamiento, sino la dignidad de la gente de centro” y acusó que “en sus recorridos, la gente le comenta que grupos de personas ofrecen hasta dos mil pesos por la credencial de votar, sobre todo en las zonas donde saben que el voto no les favorecerá”.

Bien dicen, también, que en el modo de volar se conoce a la que es grulla. Mientras el PRI insultaba, los candidatos de la izquierda acercaron más a los votantes. Octavio Romero, candidato de Andrés Manuel López Obrador, en el marco del Encuentro con los candidatos a la presidencia municipal de Centro, señaló ante estudiantes universitarios que en su gestión combatirá la corrupción de «arriba hacia abajo», que declarará desterrada la corrupción de la administración pública municipal y que “el desempeño honesto de los funcionarios y el manejo transparente de los recursos públicos, permitirá recuperar la confianza de inversionistas y generará ahorros importantes al erario”.

El PRI, por los que apadrinan a Liliana, no puede decir eso.

Por su parte el candidato perredista y petista, Gerardo Gaudiano Rovirosa, ante miles de asistentes al parque La Choca denunció lo que es público en Tabasco, el complot en su contra: han pasado muchas cosas en los últimos meses. Un triunfo electoral, un ida y vuelta de darme y quitarme la constancia de mayoría  y  una decisión final de tirar todo abajo para volver a empezar —afimo el joven candidato de la izquierda.

Fue claro, al final de su campaña, en la que no ha respondido al juego sucio orquestado desde lo peor del PRI, con strategos fallidos importados del trabajo sucio de Sonora y Colima: “Componendas políticas, cambios de candidatos, rupturas de alianzas, renuncias anticipadas a sus mandatos, aparición de personajes olvidados en la historia de nuestro estado, han sido los protagonistas de este proceso que pareciera tener un solo objetivo común: Todos contra Gaudiano”.

En una respuesta firme, sale al paso de quienes han querido doblegarlo, a los que como Roberto Madrazo se les pasó la mano pues no sólo destruyeron la carreras política de Rosalinda López Hernández, Evaristo Hernández Cruz y Liliana Madrigal Méndez, sino hasta la propia de Federico Madrazo Rojas, que se hundirá con el PRI.

El discurso de Gerardo Gaudiano necesitaba ser, y fue fuerte: “de aquel lado no sabemos quién manda, pero ahí están todos juntos, ex gobernadores tratando de apuntalar con sus nefastas historias, a unos candidatos que dicen ser “alguien como tú” y sólo se burlan, con su ostentación, de la humildad y la pobreza de la gente.

Fue directo esta vez, como puede serlo más al término de su campaña, mañana miércoles: “A todos ellos que llevan meses tratando de impugnar todo lo que se les ocurre, que siguen buscando todo tipo de excusas para bajarnos, y a todos aquellos que me quisieron doblegar, que me quisieron impugnar, les digo: aquí estoy. no lo lograron, no me doblegaron.