Inicio Buril La frase de lo absurdo

La frase de lo absurdo

134
0

Franja Sur

La frase de lo absurdo

René Alberto López

Apenas este fin de semana el dirigente nacional del PRI Manlio Fabio Beltrones Rivera insistió en afirmar que en su partido está “prohibido pensar en el 2018”, esto es, hacer activismo con miras a las elecciones que se llevarán a cabo en ese año, particularmente la elección presidencial.

Cuando realizaba el día sábado gira por el estado de Tlaxcala, el político sonorense “descartó que su postulación a la Presidencia de la República dependa de los resultados de los procesos electorales del presente año y de 2017”, según publicaron medios de cobertura nacional.

Frente a grabadoras de los reporteros rehusó entrar en detalles y sólo respondió: “eso está muy lejos. Ahorita estamos pensando en 2016; está prohibido pensar en 2018”.

Sin embargo, la realidad es otra. Tanto en el ámbito federal como en los estados donde habrá comicios ese año, la clase política tiene metido todo el acelerador en los comicios de ese año.

A diferencia de aquella máxima de la vieja clase política en la que, en víspera de la postulación del candidato del PRI, se decía en referencia a los aspirantes: “el que se mueva no sale en la fotografía”, frase atribuida al desaparecido líder cetemista Fidel Velázquez. Ahora es todo lo contrario:

Todo aquel que quiera ser tomado en cuenta por el partido para ser postulado a un cargo de elección popular, no sólo debe moverse, tiene que estar muy activo, sobre todo en las redes sociales.

Pero precisamente en el PRI, sitio de donde surge la frase “prohibido pensar en el 2018”, es el partido con las aguas más agitadas, desde hace un buen rato. De hecho, todo México conoce los nombres de los que se mueven en ese sentido.

En un principio se creyó que los únicos probables a buscar la nominación en el tricolor serían Manlio Fabio Beltrones, eterno aspirante; Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación y Luis Videgaray Caso, secretario de Hacienda.

Pero ante las expectativas de que Manlio Fabio y Videgaray comenzaron a desdibujarse en el camino y no alcanzarían a llegar con la suficiente fuerza para el 2018, en Los Pinos echaron mano de otros dos cuadros con probabilidades para representar al PRI.

De este modo, surgen los nombres de Aurelio Nuño Mayer, secretario de Educación y de José Antonio Meade, secretario de la Sedesol. Apenas asumieron sus cargos, los medios nacionales lo comenzaron a señalar como dos barajas más del priismo y, con la bendición de Peña Nieto.

Por cierto, el que se ha visto más desesperado es Nuño Mayer, quien en su intento de subir en las encuestas se ha dedicado a picarle la cresta al político tabasqueño Andrés Manuel López Obrador, esto es, lo está enfrentando con declaraciones y ya lo retó a debatir sobre la reforma educativa.

Hay una regla no escrita, en la que se dice que aquel que propone debatir, es porque busca reflectores. Y, aunque no se trata propiamente de una campaña electoral, está claro que el nativo de Macuspana va por tercera vez a la contienda presidencial y, Nuño quiere hacer su debut abanderando al PRI.   

Entonces, la frase del líder del PRI, Manlio Fabio Beltrones, está demasiado en desuso, que ni él se la cree, menos sus posibles contrincantes dentro del mismo partido. El 2018, ya llegó, ya está aquí, y todos los priistas lo saben. Si no, que venga el sonorense a dar una vuelta a Tabasco, para que observe como está revolucionada la competencia en el otrora partidazo, para la nominación a la gubernatura de Tabasco. Pero este tema lo platicamos en otra franja.