Inicio Testigo Fiel La militarización del país

La militarización del país

216
0

Testigo fiel

Por: Jesús Torres

La militarización del país

La participación de las fuerzas armadas en seguridad pública, de aquí a lo que resta del sexenio no sólo habla del fracaso del gobierno de Andrés Manuel López Obrador en la lucha ante el crimen organizado sino que también contradice el actuar del tabasqueño cuando en el pasado era uno de los principales oponentes a que se militarizara el país.

Pero no sólo es eso, el propósito de regresar el Ejército a las calles tiene también mucho que ver con lo que podría desencadenar la pandemia del coronavirus en materia económica, como incluso ya está ocurriendo por el cierre de empresas, los mas más de medio millón de desempleados que no tendrán que comer y los 10.7 millones más de pobres que dejará la emergencia sanitaria en México según estimaciones del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Lo anterior, hay que decirlo, podría desencadenar en el peor de los casos el incremento de actos delictivos como saqueos a comercios, asaltos y enrarecer aún más el clima de inseguridad que prevalece en este país. Lamentablemente, el uso de la fuerza, ahora con la participación del Ejército, ha dejado en el pasado múltiples violaciones a los derechos humanos.

Tan sólo del periodo de 2007 a 2017, el Ejército y la Marina fueron las instituciones de seguridad que incurrieron en más violaciones graves a los derechos humanos según consta en un estudio de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH).

En el documento Huellas imborrables: desapariciones, torturas y asesinatos por instituciones de seguridad en México, se muestran datos a partir del análisis de 204 recomendaciones por violaciones graves a derechos, emitidas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), en ese lapso de tiempo.

En una entrevista para el diario La Jornada, a inicios de julio del año pasado,  López Obrador dijo que por si él fuera, desaparecería al Ejército, y lo convertiría en Guardia Nacional.

Pero además declararía que México es un país pacifista, que no requiere de las fuerzas armadas.

Hoy, a más de un año de gobierno, ya vimos que es todo lo contrario, según cifras oficiales se han cometido 46 mil 085 homicidios en México y la tendencia es a la alza.

Atrás quedó aquello del ejército a los cuarteles que tanto cacareo AMLO en campaña cuando aspiraba a la presidencia de la república. No es lo mismo gritar en las plazas que gobernar un país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí