Inicio Internacional La palabra, única arma para dirimir conflictos en Colombia: Santos

La palabra, única arma para dirimir conflictos en Colombia: Santos

112
0

El presidente Juan Manuel Santos, el jefe máximo de las desmovilizadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Timoleón Jiménez, sellaron el compromiso de cumplir con todos los puntos del Acuerdo Final de Paz, firmado en noviembre pasado en Bogotá.

 

 

El jefe de Estado y el líder de las FARC coincidieron en su compromiso irreversible de cumplir el pacto de paz, «para que la palabra sea la única arma» para que los colombianos resuelvan sus diferencias y dejen atrás los fusiles que dejaron más de 220 mil muertos y ocho millones de víctimas en 53 años de guerra.

 

 

El acto de entrega de armas se realizó en la zona rural Buenavista, vereda del municipio de Mesetas, en el sureño departamento del Meta, con la presencia de Santos y el jefe de las FARC, Rodrigo Londoño (Timoleón Jiménez).

 

 

En el acto también estuvo el jefe de la Misión de la ONU en Colombia, Jean Arnault, que es la organización que certificó este martes la entrega de siete mil 132 armas individuales, según registro que se hizo en las 26 zonas veredales.

 

 

Participaron ministros y otros altos funcionarios, representantes de países garantes, facilitadores del Acuerdo de Paz, autoridades civiles, congresistas y miembros de organizaciones sociales.

 

 

La apertura del acto se inició con el himno nacional de Colombia y con una canción sobre el fin del conflicto, interpretada por el cantautor, Cesar López y su Escopetarra, que es un fusil convertido en instrumento musical.

 

 

La canción del cantautor y su simbólico instrumento, fue un homenaje desde el arte a las víctimas de la guerra que dejó millones de víctimas, miles de desaparecidos, campesinos despojados de sus tierras y más de 220 mil muertos.

 

 

Las mariposas amarillas, símbolo en la novela “Cien años de soledad”, de Gabriel García Márquez, banderas blancas y de Colombia, y mujeres excomabatientes amamantando a sus bebés que nacieron en los campamentos de la paz, simbolizaron el pasado de la guerra y el futuro de esperanza.

 

 

“Hoy es el día en que las armas se cambiaron por las palabras”, fue una de las frases que pronunció el presidente Santos, en el acto de entrega de armas.

 

 

El mandatario reiteró que el gobierno seguirá cumpliendo hasta la última coma el Acuerdo de Paz. También agradeció a Naciones Unidas por su trabajo en el país a favor de la paz. Esta organización certificó la entrega de siete mil 132 armas individuales de las FARC.

 

 

“Hoy, 27 de junio, para mí, y creo que para la inmensa mayoría de los colombianos, es un día muy especial, un día que jamás olvidaremos: el día en que las armas se cambiaron por las palabras”, dijo Santos.

 

 

Al mismo tiempo agregó: “Puedo decir, desde el fondo de mi corazón, que por llegar a este día, por vivir este día, por lograr este día, ha valido la pena ser presidente de Colombia”.

 

 

Santos le dijo al Jefe de las FARC y a los excombatientes: “Les tomo su palabra. Colombia entera les toma su palabra y la comunidad internacional es testigo. En adelante, como usted lo ha dicho, esa, su palabra, será su única arma. Esta es la mejor noticia para Colombia en los últimos 50 años”.

 

 

Para Santos “esta es la gran noticia de la paz, de la concordia, del arreglo de las diferencias dentro de la legalidad, que habíamos esperado por tanto tiempo”.

 

 

Prometió que en Colombia habrá justicia, verdad, reparación y garantías de no repetición para las víctimas, lo cual quedó plasmado en el Acuerdo de Paz.

 

 

Lo más importante este día es que “las armas que alguna vez se levantaron para atacarnos entre nosotros serán guardadas y selladas en contenedores a cargo de la más alta y confiable organización internacional, creada precisamente para buscar y garantizar la paz en el mundo”.

 

 

“Valoro y valoramos el cumplimiento de su palabra en la dejación de las armas que hoy se completa (…) Quedan aún deberes recíprocos que ustedes y el Estado tenemos que cumplir para que este acuerdo de paz se traduzca en una paz justa, estable y duradera para nosotros y las generaciones por venir”, dijo Santos.

 

 

Por último, el mandatario hizo un llamado a los colombianos para no dejar perder este momento histórico que vive Colombia y apuntó: “Estemos a la altura de la paz que hemos logrado. Estemos a la altura de los sueños de nuestros hijos, que hoy nos miran con ojos de esperanza. Estemos a la altura de la historia”.

 

 

Y concluyó: “No dejemos perder este momento, ni este logro que es de todos los colombianos. Somos un solo pueblo. Somos una sola nación”.

 

 

Por su parte, el jefe de las FARC dijo que dejaron las armas y «desde hoy su organización con sus miles de excombatientes se convierten en militantes de la esperanza del pueblo colombiano”.

 

 

“Las FARC hoy ponemos fin a nuestro alzamiento armado, pero seguiremos como movimiento político legal, que sin armas y por vías legales y pacíficas seguiremos luchando para que se cumplan los compromisos adquiridos”, dijo el líder exinsurgente.

 

 

Insistió que con la entrega de las armas, se inicia una nueva era en Colombia, de una “democracia liberal en donde no habrá más armas para seguir a la oposición”.

 

 

“Las armas quedan en manos de Naciones Unidas y de esta forma honramos nuestra palabra y ahora esperamos que el Estado cumpla la suya y que cese la persecución contra la oposición”, enfatizó.

 

 

El jefe máximo de las FARC, insistió que “los acuerdos de paz son sagrados y se firman para cumplir. Los acuerdos no son para las FARC, son para todo el pueblo colombiano y es el pueblo y la comunidad internacional, los que deben velar por su cumplimiento”.