Inicio Buril La pifia de Beltrones

La pifia de Beltrones

112
0

Franja Sur

La pifia de Beltrones

René Alberto López

El martes estuvo en Villahermosa el dirigente nacional del PRI Manlio Fabio Beltrones Rivera. Vino supuestamente en apoyo de Liliana Madrigal Méndez, quien para Beltrones es Liliana “Magaña”.

Fue en una entrevista radiofónica en la que el jefe máximo del tricolor, confundió hasta en dos ocasiones el apellido de la candidata de su partido al municipio de Centro.

Pudo haber sido una pifia o bien una estrategia para meter en las redes sociales a la candidata priista, que anda muy desinflada. Si en realidad se trató de una táctica electoral, la verdad, la verdad no la ayudó, pues ha sido una vez más ridiculizada en la amplia carretera del Internet.

Los memes en los que se burlaban del presidente del PRI y de la candidata Liliana Méndez circularon durante todo el día en el Facebook, Twitter y grupo de Whatsapp. La reacción de los cibernautas es que el PRI cuenta con un dirigente distraído por sus propios problemas y una aspirante desconocida hasta por su líder.

Más grave es aún si obedeció a una auténtica pifia de Beltrones, en el entendido de que en realidad el PRI sólo está usando a Liliana Magaña, perdón, Liliana Madrigal, y darían la razón a quienes aseguran que su campaña transita en el desconcierto, en medio del desastre, la división interna y el desinterés de su dirigente nacional.

El tema llegó incluso a los medios nacionales, en una nota publicada en la edición del miércoles en La Jornada, diario de circulación nacional, se lee:

“En entrevista con una radiodifusora local, Manlio Fabio Baltrones confundió el nombre de la abanderada priísta al decir que venía a respaldar a “Liliana Magaña”. De inmediato las redes se inundaron con memes en los que se decía que ni el propio dirigente nacional del tricolor conoce a la aspirante a la alcaldía de Villahermosa”.

Y es que desde un principio corrió la versión de que al presidente del Comité Ejecutivo Nacional  del PRI, no le interesaba el estado de Tabasco, y ello quedó corroborado ese día, ya que el dirigente sólo estuvo de paso en la capital tabasqueña y al parecer no le dio tiempo ni de memorizar completo el nombre de su candidata.

Por si fuera poco, la secretaria general del CEN del PRI, Carolina Monroy del Mazo, quien fue la que con un grupo de mujeres encaramó a Liliana Madrigal en esta aventura, ya le dejó botada a su suerte.

Y ni reclamarle a la tal Monroy, porque le iría peor a la Magaña, perdón a la Madrigal, ya que la secretaría del priismo nacional es prima del presidente Enrique Peña Nieto, y ya ni recuerda que estuvo en Tabasco.      

Bien, cuando falta 18 días para la jornada electoral del domingo 13 de marzo, todo es un desgarriate en el tricolor. El “comandante en jefe” del otrora partidazo choco, Miguel ángel Valdivia, anunció, antes del arranque de campaña, que el edificio de la dirigencia estatal del PRI sería la casa de campaña y que él, Valdivia, sería el mandamás, estos es, coordinador de las acciones y trabajo de la aspirante.

Resulta que no ha sido ni una, ni otra cosa. Valdivia en los hechos ha perdido o, lo despojaron del poder en ese partido. Apenas anoche circuló la invitación para una rueda de prensa de la candidata, que se realizará en el edificio del PRI municipal de Centro, ya no en la sede estatal.  

De este modo, queda claro que la unidad entorno a esa candidatura sólo fue para la foto, la campaña de Liliana no tiene ni pies ni cabeza y para el colmo, trajeron gente de fuera para promocionarla en las redes sociales.

Así, con todos estos enredos y traspiés, si no meten un acelerón en los que resta de la campaña, Liliana podría irse hasta el tercer lugar y, entonce sí, Evaristo Hernández Cruz, diría: “¡se los dije!”.            

 

La botica

“Cuando desperté, todavía estaba ahí”. Ya faltan dos años y diez meses para que termine la pesadilla en Tabasco. Se le está acabando a “doña esa”, engendro del mal.