Inicio Testigo Fiel Layda, lo peor que podría pasarle a Campeche

Layda, lo peor que podría pasarle a Campeche

218
0

Testigo fiel

Por: Jesús Torres

Layda, lo peor que podría pasarle a Campeche

Pobreza, inseguridad, desempleo, consumo y tráfico de drogas es lo que dejará la campechana  Layda Sansores San Román a su paso por el ayuntamiento de Álvaro Obregón en la Ciudad de México.

La morenista, quien varias veces se ausentó de sus deberes por los constantes viajes a Campeche, heredará un municipio en las peores condiciones a como lo encontró cuando asumió el cargo de alcaldesa.

Tres meses antes de su destape a la gubernatura de Campeche, Layda Sansores recibió en la Álvaro Obregón la visita de Andrés Manuel López Obrador y los resultados de su gestión no eran los mejores en todos los sentidos.

En dos años de gobierno con la campechana al frente de ese municipio la efectividad para atender los problemas de la gente, de acuerdo con el INEGI, era apenas de un 26.3 por ciento. Vamos, ni lo básico.

Y en los temas que más preocupan como la seguridad, la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana detectó que casi el 70 por ciento de los habitantes cambió su modo de vivir debido al incremento de la delincuencia.

Ante el temor de ser víctimas de algún delito, modificaron su rutina de visitar parientes y amigos, evitaron la salida de menores de edad de sus casas y dejaron de utilizar objetos de valor cuando caminan por las calles.

No por nada a Álvaro Obregón se le ubica como una de las cuatro alcaldías de la Ciudad de México, con mayor incidencia de venta y consumo de drogas y eso la mayor parte de la población lo sabe.

Por si fuera poco, más de la mitad de los habitantes  ha escuchado disparos frecuentes cerca de sus domicilios además de robos y asaltos con armas de fuego.

Hasta hoy, Layda Sansores se ha negado a dar respuesta a la prensa sobre estos y otros problemas que aquejan a los ciudadanos de la Álvaro Obregón.

Su administración fue cuestionada por el Congreso de la Ciudad de México por no presentar un techo presupuestal para el 2021, además que hasta el 31 de octubre sólo había ejercido un 58 por ciento de los recursos del municipio.

Sus únicos ‘logros’, y que han sido mal vistos por sus gobernados, son la construcción de una escalera eléctrica en un barranco, con una inversión de más de 88 millones de pesos y un elevador en el ayuntamiento para uso de los funcionarios públicos municipales.

No cabe duda, Layda sería lo peor que podría pasarle a Campeche.