Inicio Testigo Fiel Lo que nos espera, cero crecimiento

Lo que nos espera, cero crecimiento

192
0

Testigo fiel

Por: Jesús Torres

Lo que nos espera, cero crecimiento

Lo que en este espacio señalaba sobre la frágil economía de este país al término de este año, el Fondo Monetario Internacional (FMI) vino a confirmarlo ayer al reducir a cero la expectativa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para México.

De ello, diversos medios de comunicación reportaron en sus portales digitales  el informe que emitió el FMI al mantener sin cambios las previsiones para el 2020 como también lo pronostiqué en mi columna anterior. Es decir, ni crecimiento ni desarrollo.

Se dice pues, que se trata de una recesión técnica, la primera registrada en una década desde la administración del expresidente, Ernesto Zedillo. En otras palabras, la economía de este país tuvo una contracción durante nueve meses, esto es, de enero a septiembre. Y eso la mayoría de los mexicanos lo sabe cuando se llevan la mano a sus bolsillos.

Por lo pronto el organismo internacional consideró que la actividad económica de este país se estanque en este 2019, o sea, lo que resta de noviembre y diciembre, ya que -asegura el FMI- “una aceleración en el gasto público sólo puede respaldar una modesta recuperación del crecimiento al final del año”.

Así que si tiene su dinerito ahorrado, mejor no se lo gaste, aunque el deseo por celebrar las festividades decembrinas represente una enorme tentación ante tanta demanda de consumo en el mercado. Lo mejor es ser mesurado en sus compras y guardar lo elemental para la llamada cuesta de enero del próximo año, que seguro, se extenderá unos meses más.

Y es que según el FMI, se estima que haya un crecimiento para el 2020 siempre y cuando las condiciones monetarias disminuyan, la incertidumbre baje y el consumo privado se recupere, lo que coloquialmente se dice, está en chino.

Sólo basta revisar el gasto que tendrá el gobierno federal para el próximo año aprobado por los diputados de Morena. La mayor parte de los recursos fueron destinados a programas sociales, que la oposición ha calificado de electoreros.

Si la apuesta y las esperanzas están fincadas en la Refinería, el Tren Maya y el aeropuerto de Santa Lucía, estos son proyectos a largo plazo que carecen de la certeza para ser concluidos en este sexenio. En contraparte, menos recursos al campo, el turismo,  mantenimiento de carreteras, infraestructura (alcantarillado, agua, electricidad) y la reducción de subsidios para seguridad.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí