Inicio Buril Morena, no estaba muerta

Morena, no estaba muerta

122
0

Franja Sur

Morena, no estaba muerta

René Alberto López

Hay quienes ya le habían extendido su acta de defunción al partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y su candidato Octavio Romero Oropeza.

No le daban ninguna posibilidad a esa organización en la elección extraordinaria a realizarse el domingo 13 de marzo, todo ello en base a resultados del pasado 7 de junio, pero la situación ha dado un vuelco que mete a Morena en serio a la competición.  

Veamos: la suma de las estructuras de Evaristo Hernández Cruz, que no es cosa menor, y con posibilidad de que se integren también las de Rosalinda López Hernández, en los hechos Morena iría a los comicios extraordinarios con parte de ese PRI y PVEM, que contendieron en junio pasado.

No hay duda de que la suma de estos dos ex candidatos –uno de los casos ya es un hecho, la otra está en camino–, le quitarían votos al Revolucionario Institucional en los comicios venideros.

Pero como dice el filósofo choco: esto no se acaba hasta que se acaba, y en la elección de Centro todavía no cae el último out.

Lo que sí podemos asegurar, es que no se dará ese insistente escenario de otra elección anulada. Nada más ilusorio.

El 13 de marzo habrá un ganador, cuyo alcalde comenzará a despechar en el palacio de Tabasco 2000 a partir del próximo mes de junio.

Bien, ayer en el registro de Romero Oropeza para contender por tercera ocasión por el gobierno de Centro, López Obrador volvió a vivir un ambiente como en sus mejores tiempos.

Los gritos eufóricos de “Obrador”, Obrador” volvieron a sonar fuerte en Tabasco, y se observó de nuevo a ese pueblo deseoso de un cambio verdadero, que aún no cristaliza en Tabasco.

Evaristo también llevó a sus seguidores y hubo momentos en que se dio prácticamente un concurso de porras, como si estuviésemos en un baile de embajadoras:

Por un lado salían fuertes los gritos: “Evaristo”, Evaristo”, y en otro extremo se escuchaban, no menos escandalosos, los de “Octavio”, “Octavio”. Finalmente todo ese público agitado terminó gritando en coro “unidad”, “unidad” “unidad”.

En el templete se vio a otro López Obrador distinto a como se le observó en sus visitas del año pasado. Se le apreciaba radiante, feliz, al grado de que en un momento dado paseó su mirada por sobre los asistentes, hombres y mujeres, antes de soltar las siguientes palabras:

“He recorrido varias veces los más de 2 mil 500 municipios del país, he visitado infinidad de ciudades, pueblos,  comunidades, pero nada como la pasión del tabasqueño, de esta gente aquí reunida”, y otra vez el griterío.

López Obrador vaticinó que el triunfo de Octavio Romero Oropeza será el preámbulo para lo que se espera en México en 2018.

En esta ocasión el líder de Morena se comprometió a apoyar la lucha de los trabajadores sindicalizados del gobierno para “echar abajo esa Ley del ISSET”.

La consideró una traición a las conquistas laborales y dijo que su partido respaldará a los trabajadores para promover amparo en contra de las reformas.

Insistió en seguir apoyando a los deudores de energía eléctrica, esto es, a tabasqueños en resistencia civil, “porque la federación le debe más al pueblo de Tabasco”, y se escuchó la ovación más ruidosa.     

Luego de darle la bienvenida a Evaristo Hernández Cruz, ex candidato del PRI –quien estaba arriba dela tarima, a su lado– quien se sumó a la lucha de Morena, hizo un llamado para que se unan a su “proyecto de nación” militantes de todos los partidos.

“El problema no es con los de abajo, sino con los de allá arriba, con la mafia en el poder, a quien vamos a derrocar en el 2018”, manifestó.

Y, precisamente en primera fila, cerca al templete, estaban muchos cuadros que figuraban en el PRI de Cárdenas, entre ellos el ex líder campesino Neftalí Jiménez.

A uno de ellos el reportero le preguntó: “qué hacen aquí”, y contestó de inmediato: “es una miardada lo que le hizo el PRI a Evaristo”.

Aprovecharon para comentarle al franjero que en el municipio de Cárdenas hay una gran efervescencia por irse al partido de López Obrador y mencionaron el caso de Tomás Brito Lara, ex alcalde y ex perredista, quien “tiene un pie en Morena”.

Les mostré entonces un meme, circulando en ese momento en las redes sociales en el que se mofaban de López Obrador, por recoger “la basura del PRI”, en referencia a Evaristo.

“¡Ay hermano!, es la gente del gobierno que ya están preocupadas porque se les acabó su luna de miel en el poder. Además, tú sabes que en la guerra y en el amor todo se vale”.  

Adán Augusto López Hernández, dirigente estatal de Morena, dio la campanada en ese acto político. Apenas tomó el micrófono, dijo tajantemente: “¿Todavía tienen duda quien será el próximo alcalde de Centro?”.   

En ese ambiente se dio el registro de Octavio Romero Oropeza, quien es ya el primer candidato apuntado para competir en la elección por la presidencia municipal de Centro, el próximo domingo 13 de marzo.