Inicio Transparencia política Ni incienso ni veneno político

Ni incienso ni veneno político

179
0

TRANSPARENCIA

POLÍTICA

Erwin Macario

 

Ni incienso ni veneno político

Y mi trinchera está junto a usted,

señor gobernador.

Gerardo Gaudiano

Rovirosa 141216/ Discurso por su Primer

Informe de Resultados al frente del

Ayuntamiento de Centro.

 

Al rendir ayer miércoles su primer informe de resultados al frente del Ayuntamiento de Centro, el alcalde Gerardo Gaudiano Rovirosa salió al frente de quienes, como ha dicho el gobernador Arturo Núñez, hacen mala política —desde adentro y afuera del gobierno— y les advirtió que no se dejará vencer por nada.

 

Dejemos la grilla y la politiquería para otros tiempos electorales que están muy lejanos y no juguemos ni especulemos  con las necesidades de la gente, dijo el joven alcalde, a quien en algunos medios y en las redes sociales han comenzado a agredir como parte de la lucha sorda por el poder en Tabasco, por ser uno de los activos perredistas que se mencionan como posible candidato a la sucesión de Arturo Núñez Jiménez, una sucesión adelantada en la que el juego sucio y perverso ha aflorado.

 

No sólo censuró a quienes usan los medios como fallidas armas estratégicas en campañas de difamaciones y golpes bajos —de afuera y dentro, insisto— si no a los que en supuestas adhesiones de prensa le perjudican con incienso político que lo exhiben públicamente sin que Gerardo Gaudiano tenga que ver en esas campañas “amigas”.

 

“No me dejaré vencer por nada. Ni las críticas injustas me alejarán de mis obligaciones con la gente y tampoco me alejarán de esas obligaciones el aplauso fácil y el elogio inmerecido”, dijo con toda claridad el presidente municipal de Centro en el acto público celebrado en el patio central de palacio municipal, después de la sesión solemne de Cabildo en la que entregó el informe correspondiente a seis meses de trabajo al frente de la comuna.

Privilegió en su discurso la política de transparencia de su administración, como una práctica de congruencia en su vida, de ejercicio obligatorio para él y sus funcionarios. 

 

Puntualizó, para no dejar lugar a dudas: “Que quede claro, para mi gobierno, la transparencia  no puede ser opcional, sino obligatoria. Hoy la ciudadanía es vigilante de todas las decisiones que le afectan  y cuenta con los mecanismos jurídicos para denunciarlas”.

 

A quienes acusan por encargo o por intereses de grupo o facciones políticas les dejó un mensaje muy claro, que debe servir en la acción que el propio gobernador Arturo Núñez ha venido propiciando desde su gobierno: “Quien tenga pruebas de anomalías o actos de corrupción  que las presente ante las autoridades correspondientes y si hay responsables serán sancionados”.

 

Político de la nueva generación del cambio, Gerardo Gaudiano enfrentó a quienes a veces desde el anonimato o con el uso de testaferros critican y censuran: “Puedo aceptar, las críticas, puedo aceptar el que se denoste mi persona, pero jamás permitiré que digan, sin prueba alguna, que Gerardo Gaudiano Rovirosa no actúa con transparencia  y que su gobierno actúa fuera de la ley”, dijo en presencia de un gobernador que ha sufrido en carne propia el hecho de haber le tocado un gobierno de alternancia y transición política difíciles ante un fenómeno mundial en el que el poder ha sido acotado y atacado no sólo en el ejercicio democrático de los pueblos sino en los intereses mezquinos de quienes se oponen a los cambios . 

 

A esos les dedicó el discurso político Gerardo Gaudiano al decirles: “Yo les pregunto a quienes hoy se llenan la boca con la palabra honestidad y transparencia, en qué caja fuerte guardaron o tenían escondidas estas palabras mientras fueron gobierno y tuvieron responsabilidades de gestión”. 

 

Dispuesto a pagar el costo político que una actitud de estos tamaños significa en estos tiempos de crisis, cuando el pueblo ha perdido la confianza en los políticos, Garardo Gaudiano debe estar satisfecho por salir al paso a la afrenta cobarde, al golpe bajo –de fuera y de adentro—, en un acto que vendrá a poner un hasta aquí a la guerra sucia que ya se ha desatado en esta sucesión adelantada en la que algunos olvidan quien es el que gobierna Tabasco y cuál su capacidad política y electoral.

 

El propio Gerardo Gaudiano les abre los ojos a esos practicantes de la mala política al ponerse al lado, junto a quien gobierna Tabasco: “Y mi trinchera está junto a usted, señor gobernador.

Gracias por su solidaridad, apoyo y compromiso con la gente de Centro”.

 

Fue, la de Gerardo Gaudiano, una lección para los que parece pasaron de noche las aulas de la política: “Y en estos meses de nuestra administración, con el  apoyo de nuestro gobernador, el licenciado  Arturo Núñez Jiménez, hemos sentando las bases de un municipio diferente, participativo, incluyente y solidario. Y lo estamos construyendo juntos  porque la gran meta es superarnos hoy,  para trascender mañana. Como dijo el gran poeta León Felipe, “lo importante   no es llegar primero y solos, / sino juntos y a tiempo”.

 

Fue más claridoso, principalmente para los de adentro: “Don Arturo, como siempre es un privilegio, compartir este amor por Tabasco, porque como bien lo expresó en su reciente informe de gobierno, “cada uno desde su trinchera  tiene que reforzar la unidad nacional porque los tiempos así lo exigen”.

Ya era necesario.