Inicio Testigo Fiel Ni un peso más para Tabasco, pese a emergencia

Ni un peso más para Tabasco, pese a emergencia

344
0

Testigo fiel

Por: Jesús Torres

Ni un peso más para Tabasco, pese a emergencia

Andrés Manuel López Obrador, regresó otra vez a su tierra, la que dice, lleva prendida en el corazón, pero muy lejos de las decisiones que se toman en Palacio Nacional en estos momentos de emergencia por las inundaciones en Tabasco.

Hacer sobrevuelos, visitar la cocina militar, o pasearse montado en un vehículo del ejército no resuelve de fondo la problemática que se vive en las zonas anegadas con más de 300 mil afectados, en su mayoría con el agua hasta el cuello entre sus casas.

Recolectar despensas no resuelve a largo plazo una situación que los tabasqueños vienen padeciendo desde hace años. La historia, no es la primera vez que se repite.

Solo que esta vez, además de que las familias han perdido su patrimonio, llevan más de mes y medio padeciendo por las inclemencias de los fenómenos meteorológicos, uno tras otro. El mal tiempo no ha dado tregua.

Y lo que es peor, a partir de esta semana a Tabasco le volverá a llover sobre mojado por los efectos de un nuevo frente frío y la amenaza de otro huracán formado en el mar Caribe.

De acuerdo con Protección Civil, en estos momentos los ríos Grijalva (en Gaviotas), el Puxcatán y Usumacinta se encuentran en alerta de desbordamiento, lo que vendría a complicar la de por sí trágica situación que viven miles de tabasqueños.

Hasta el fin de semana la presa Peñitas seguía liberando mil 200 metros cúbicos por segundo de agua y no se descarta que aumente su extracción de continuar las lluvias torrenciales.

Con todo eso, y a pesar de la emergencia que vive Tabasco, López Obrador anunció desde su tierra, que no habrá recursos extraordinarios para el estado por las inundaciones. Esto es, ni un peso más.

Para eso dijo, su gobierno invierte en la refinería, una obra que según sus expectativas vendrá a resolver todos los problemas de los tabasqueños y sacará a la entidad del atraso en que se encuentra. Nada más falso.

Por lo pronto, quienes hoy se encuentran con el cuerpo entre el agua, tendrán que esperar a que pase la emergencia, la tierra se seque y con suerte reciban un mísero vale similar al de 2007.