Inicio Buril Patricia: las especulaciones

Patricia: las especulaciones

90
0

Franja Sur

Patricia: las especulaciones

› René Alberto López

¿Qué paso con el huracán Patricia? Para los que somos creyentes, diríamos que sólo Dios sabe el principio y el fin. Por algo estaban las grandes montañas de la Sierra Madre Occidental. Dios todo lo pone en su lugar. Para algunos otros, el gobierno magnificó la noticia para usarla como un distractor

Veamos: el viernes último comenzó la alerta en cuanto al arribo del huracán Patricia y según los expertos el meteoro iba a causar daños inimaginables en ciudades ubicadas a orillas de costas mexicanas, pues decían que se trataba del “peor huracán de la historia”.

La sonadísima alerta que se levantó en la televisión y se extendió a las redes sociales, donde se mostraba el ojo de un temible huracán que había alcanzado la categoría cinco, obligó a que se emprendieran cadenas de oración en hogares, iglesias, templos y casa de oración.

El día sábado el morbo general esperaba conocer las noticias sobre lo que había sucedido durante la madrugada en las regiones de Jalisco, Colima y Nayarit, principalmente. Por fortuna los reportes fueron halagadores, no del tamaño de la alerta, pues el fenómeno meteorológico se desvió al entrar a zona montañosa y disminuyó significativamente su intensidad.

Entonces comenzaron las reflexiones y, por ejemplo, en lugares de Colima la gente dijo que se “exageró en la alerta”, mientras que en el resto del país otros comentaron que fue una manipulación del gobierno federal magnificar el evento y, hay quienes creen que fue la mano de Dios, debido a las oraciones de los fieles.

En las redes sociales –que no son del todo confiables– incluso se comenzó a circular la versión sobre un presunto aumento a la gasolina de 4.16 pesos para el próximo año

Versiones de expertos:

La prensa nacional recogió ayer declaraciones de especialistas sobre el comportamiento del huracán. El diario La Jornada tenía ayer por la tarde en su portal digital la siguiente información:

“Según un análisis de la Administración Nacional Aeronáutica y del Espacio (NASA) de Estados Unidos, los expertos no dan crédito a la rápida transformación de un huracán que en unas horas rompió récords mundiales de intensidad y presión atmosférica, para convertirse en un meteoro menor.

“En el informe titulado NASA Analyzes Historic Hurricane Patricia’s landfall, se detalla que las imágenes satelitales y las mediciones indicaron que en menos de 30 horas Patricia pasó de depresión tropical a superhuracán.

“Rompió dos récords mundiales: el de velocidad de los vientos, con casi 322 kilómetros por hora, y el de menor presión atmosférica, de 880 milibars”. Pero al tocar tierra a las 18:15 horas del viernes, el meteoro redujo la velocidad de sus vientos a 270 kilómetros por hora.

“El meteorólogo Steve Lang, del Centro de Vuelos Espaciales Goddard, de la NASA, dijo que Patricia hizo historia en varios sentidos”. Hasta aquí la información de La Jornada.

En tanto, el diario El País de España dio a conocer el siguiente reporte, que paso a compartírselos:

“La Sierra Madre Occidental «destruyó» a Patricia. Esa es la hipótesis preliminar del meteorólogo Ángel Meulenert, investigador de la Universidad de Guadalajara. El huracán estaba considerado como el mayor de la historia, y sin embargo al llegar a territorio mexicano se degradó hasta convertirse en una tormenta tropical, fenómeno con riesgos pero menor de lo que podría haber supuesto que Patricia impactase contra la costa y tierra adentro con el poder sin parangón que llegó a alcanzar en el mar: 325 kilómetros hora de viento sostenido y picos racheados todavía más fuertes. Suficiente para hacer volar vehículos. No digamos personas.

«Las grandes montañas de la sierra erosionaron el anillo exterior del huracán, y, cuando el ojo del huracán llegó a tierra, ya estaba debilitado por el roce previo del anillo exterior», explica Meulenert. La Sierra Madre Occidental, una cadena montañosa que recorre el oeste de México de sur a norte a lo largo de 1.250 kilómetros, transcurre pegada a la costa y eso, dice el investigador, actúa como «una barrera» contra los huracanes”.