Inicio Testigo Fiel Periodistas bajo riesgo en Campeche

Periodistas bajo riesgo en Campeche

122
0

Testigo fiel
Por: Jesús Torres
Periodistas bajo riesgo en Campeche

Los periodistas campechanos, Luis Armando Mendoza Leciano y Ángel Escamilla acudirán este viernes a la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Campeche (Codhecam) a interponer una queja en contra de la gobernadora morenista, Layda Elena Sansores San Román.

Ambos comunicadores han sido objeto de amenazas, ataques y atentados a su integridad física, además de campañas de odio, denostaciones y violaciones a sus derechos de libre expresión.

Los periodistas acusarán ante el ombudsman a Layda Sansores por intolerante, mentirosa y represora ante las críticas que han hecho de su mal gobierno.

No son los únicos que se han visto amenazados por su actividad como comunicadores en Campeche, la administración morenista y el partido en el poder han pretendido acallar a la prensa crítica mediante denuncias por daño moral, pero no han prosperado.

La violencia contra los medios de comunicación ha escalado a niveles que ya son de preocupación para el gremio después de que hace apenas unos días el director de la Barra Noticias, Carlos Martínez Caamal recibió amenazas en su domicilio mediante un mensaje escrito en una hoja de papel con una bala. Aquí la liga de los hechos https://fb.watch/eHZKO3XiJV/

El ejercicio del periodismo en México ha cobrado la vida a 13 comunicadores en los que va del año, el caso más reciente fue el asesinato del director del periódico “Tú Voz”, Ernesto Méndez, en San Luís de la Paz, Guanajuato.

En lo que va del sexenio de López Obrador suman ya 38 ejecuciones contra quienes se dedican a la tarea de informar.

Aunque Campeche no figuraba en el mapa de agresiones contra periodistas, estas por el momento han venido del propio gobierno por las críticas a la gestión de la mandataria, Layda Sansores.

Apenas la semana pasada en los “Martes del Jaguar” la propia gobernadora difundió imágenes y denostaciones contra los columnistas, Luis Armando Mendoza y Ángel Escamilla, el primero con 42 años en el ejercicio profesional de la comunicación en diversos medios y el segundo con más de dos décadas de labor periodística. A ambos los tachó de “pseudoperiodistas” desprestigiando así su trabajo.

El riesgo es que este tipo de expresiones contra la prensa, como ocurre desde Palacio Nacional, pueden incitar a algún tipo de agresiones a ambos comunicadores por parte de simpatizantes del gobierno de Morena, encabezado por Sansores San Román.

Armando Mendoza advirtió que, si bien no han recibido amenazas directas, no descarta que puedan ocurrir hechos que pongan en peligro sus vidas, como pasó con el periodista Carlos Martínez Caamal, al que le dejaron una bala en el interior de su casa como advertencia del riesgo que corre por sus comentarios.

De ahí, la razón de acudir ante Derechos Humanos, para sentar un precedente y se actúe a tiempo debido a que la gobernadora de Campeche difundió sus rostros en redes sociales y la televisora oficial, lo que alentaría a fanáticos morenistas a atentar contra ambos periodistas, sus bienes o su familia.

Editor
Author: Editor