Inicio Buril Se está formando un “huracán” en el sureste

Se está formando un “huracán” en el sureste

124
0
 
 

Franja Sur 
Se está formando un “huracán” en el sureste

René Alberto López
E-mail: ralopez22@hotmail.com

Hay una frase bíblica que dice “por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:15-20), y otra popular: “en la forma de agarrar el taco se sabe quien es tragón.

Y, vienen a la memoria dos grandes gobernantes y la marca que dejaron a su paso, pues fueron conocidos ampliamente más allá de sus terruños, por la forma distinta de trabajar.

Lo anterior sale a colación debido a lo que se comenta ya en voz alta en el estado de Campeche y sus alrededores, donde manifiestan que se está “formando un huracán”, hablando metafóricamente, pues en poco menos de dos meses el priísta Alejandro Moreno Cárdenas tiene asombrado a propios y extraños por su exclusivo estilo de gobernar.

Va una anécdota: un reportero gringo viajó cierto día a La Habana para tratar de entrevistar al presidente Fidel Castro.

Los colaboradores del comandante le recomendaron que se fuera a su hotel y estuviera pendiente, porque en cualquier momento le hablarían.

Habían pasado tres días y el comunicador estaba intranquilo porque no le llamaban. Pero cuando menos se lo esperó, a las cuatro de la madrugada sonó el teléfono de su habitación, para avisarle que el comandante lo aguardaba en su despacho para la entrevista.

Después, en el trabajo que realizó sobre Fidel Castro, contó que estaba sorprendido que a esa hora de la madrugada, cuando él estaba aún amodorrado, el presidente cubano lucía radiante, fresco, y ágil en cada una de sus respuestas.

De este modo se enteró que Castro sólo dormía cuatro horas diarias y las otras 20 las dedicaba a trabajar por su gente, para sacar a Cuba adelante.

En Tabasco, tuvimos a Carlos Alberto Madrazo Becerra, un gran gobernante, nuestro “Ciclón del Sureste”, recordado por los tabasqueños y citado como ejemplo de gobierno en otras latitudes.

Cuentan nuestros abuelos que era un verdadero “ciclón” trabajando, que no se daba descanso y de este modo logró el desarrollo de su pueblo, en la realidad, no en el discurso. Así, no hemos tenido otro gobernador de su talla y ahí están aún muchas de sus obras.

Y, Alejandro Moreno Cárdenas, conocido popularmente como Alito, en el vecino estado, ha hecho en dos meses, lo que en Tabasco no se ha logrado en tres años.

El desplante de energía con que comenzó su gobierno está acaparando la atención de no pocos, pues en tan corto tiempo ha recorrido dos veces el estado y va por la tercera vuelta, a pesar de que las distancias entre Hopelchén y Palizada, por ejemplo, son más apartadas que entre Tenosique y La Venta, Tabasco.

No sobra apuntar que a través de un seguimiento puntual de sus giras de trabajo, estamos informados que en cuyos recorrido no llega a echar rollos insulsos, sino a poner en marchas obras.

Veamos: entre tantas otras se enlistan la rehabilitación de carreteras en Calkiní, Escárcega, Palizada; el inicio de las obras de subestación eléctricas en los municipios de Hopelchén y Candelaria.

Arrancó asimismo la edificación de viviendas en Calkiní y dio inicio en el municipio de Tenabo el programa “Casa Maya”, “único a nivel nacional. Su gobierno ya dio apoyos a la educación, a las universidades, a la capacitación jurídica, y entregó dotación de equipo y unidades terrestres a la policía de Campeche y Ciudad del Carmen, pues se ha propuesto que su estado sea “el más seguro del país”.

Ha sostenido reuniones con empresarios, con productores, con campesinos, arrancó un programa de leche en apoyo a las familias, sostuvo encuentros con el cónsul de estadunidense en Yucatán para refrendar lazos de cooperación; hizo gestiones en el Distrito Federal con el secretario de Hacienda; sostuvo un encuentro con el Club de Periodistas de México.

Logró la reunión en Campeche de los gobernadores del sur-sureste y del secretario de Educación, Aurelio Nuño, para respaldar la reforma educativa. Presentó al Congreso del estado la propuesta de iniciativa de ley para eliminar el Impuesto de la Tenencia o Uso de Vehículos –un compromiso de campaña– por lo que a partir de enero de 2016, un total de 146 mil 961 propietarios de automotores dejarán de pagar ese gravamen.

En el municipio de Calakmul, gobernado por el PAN, entregó apoyos a 440 senectos de 17 localidades y ofreció becas de transportes y seguro médico para estudiantes.

En el municipio de Hecelchakán colocó la primera piedra de lo que será el edificio de salas de juicios orales. En Champotón inauguró la planta procesadora de miel «Productores Apícolas de Potonchán». También entregó apoyos de recursos a seis centros de acopio.

Y, si con eso no bastara, en sus primer mes como gobernador, recibió la vista del presidente Enrique Peña Nieto, con quien inauguró la ampliación y modernización del periférico de la ciudad de Campeche. Ahí el mandatario federal, admirado por tal movilidad del joven gobernante, reconoció su entusiasmo y vigor y el intenso trabajo realizado.

Faltaría más espacio para detallar todas las acciones de Moreno Cárdenas en apenas dos meses de mandato, pero para muestra algunos botones.

Por eso, está cautivando a la opinión pública de dentro y fuera de su estado, así como a políticos que ven en el priista una forma distinta de gobernar y una joven promesa con amplio futuro en el PRI.

Hace unas semanas que escribí sobre este peculiar hombre público, uno de mis lectores me envió un mensaje en el que decía: “escoba nueva siempre barre bien”. Tal vez, pero hemos visto escobas nuevas que han envejecido y no sirven para nada.

Bien, si en Tabasco en otros tiempos tuvimos al llamado “Ciclón del Sureste”, ¿por qué los campechanos no pueden soñar con que Moreno Cárdenas se consolide como el “Huracán del Sureste”?

Mire usted, si en el norte del país ya tienen a su “Bronco”, por qué en el sureste no se puede tener a un “Huracán”. Démosle, pues, el beneficio de la duda a Alito.

Por cierto, se le tiene envidia de la buena a los campechanos, pues ya quisiéramos en Tabasco tener un gobernante como el que ellos tienen, que es puro trabajo y pundonor por su tierra. Allá no se desgastaron con la grotesca venganza política. Enhorabuena