Inicio Testigo Fiel Todavía viene lo peor

Todavía viene lo peor

493
0

Testigo fiel

Por: Jesús Torres

Todavía viene lo peor

La advertencia de la Organización para el Desarrollo y la Cooperación Económica (OCDE) sobre el desplome en México del Producto Interno Bruto (PIB), hasta un 8.6% al cierre de 2020, si se presenta un segundo brote de coronavirus, estaría condenando a este país a la bancarrota y una prolongada recesión que no se le vería fin en un futuro inmediato.

En ese escenario, el próximo año la pandemia estaría empujando a la economía mexicana a un decrecimiento severo por la caída de la actividad turística, los precios del petróleo y el regreso al confinamiento.

Si el virus logra contenerse, lo que se ve complicado de aquí a finales de este año, aún y con la ‘nueva normalidad’, el PIB tendría una caída del 7.5%, según la OCDE, lo que todavía siguen siendo malas noticias para salir del bache económico en el que nos encontramos.

Lamentablemente las cifras no dan esperanzas para que a México le vaya bien en un corto plazo, esto, derivado de la pérdida de más de un millón de empleos y que en su mayoría ya no serán recuperados por el quiebre de empresas y otras tantas que se mantendrán cerradas en tanto no mejoren sus condiciones financieras.

A todo eso hay que sumarle que este año más de 10 millones de mexicanos se sumarán a la pobreza extrema derivado de la emergencia sanitaria y que no tendrán ni cómo adquirir la canasta básica alimentaria.

Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), para finales de este año México tendría 31.7 millones pobres con lo que se regresaría a los niveles de hace dos décadas.

En otras palabras, en vez de ir para adelante, estamos como los cangrejos, vamos para atrás y lo que es peor sin un plan de gobierno que nos diga cómo vamos a recuperarnos de esta situación.

En campaña, durante los debates entre los candidatos presidenciales en varias ocasiones se le cuestionó a López Obrador cuál era su propuesta para mejorar la económica de este país, su respuesta siempre fue, mediante el combate a la corrupción. A 18 meses de su gobierno, no ha hecho ni lo uno ni lo otro.

Apenas a mediados de esta semana el tabasqueño reconoció que la economía mexicana ya tocó fondo, pero que a pesar de los pronósticos adversos, ésta irá para arriba. S

Sin duda una declaración más para el anecdotario, sin sustento y sin una propuesta que de tranquilidad y confianza a inversionistas, empresarios, pero sobre todo a los más necesitados.

¿Será que el pueblo sigue feliz y contento, pese a la pandemia? Ya veremos.