Inicio Democracia Virtual Tres municipios clave en 2021

Tres municipios clave en 2021

140
0

Democracia Virtual

Por: Eugenio Hernández Sasso

Tres municipios clave en 2021

En Tabasco hay tres municipios que representan mucho para tres actores políticos importantes en la elección constitucional de 2021: Macuspana para el presidente Andrés Manuel López Obrador, Centro para el gobernador Adán Augusto López Hernández, y Huimanguillo para el líder estatal del PRI, Dagoberto Lara Sedas.

Los adversarios del presidente de México estarán en espera de que los resultados le sean adversos a Morena en Macuspana, para decir que ni siquiera pudo ganar el municipio donde nació, porque la corrupción en el mandato de Roberto Villalpando, de la cual fue parte la cuñada de Andrés Manuel, Concepción Falcón, los llevó al fracaso.

Los ojos de todos los tabasqueños estarán puestos, asimismo, en el municipio de Centro, porque si el partido en el poder pierde esa plaza las críticas hacia el gobernador Adán Augusto López serán en el sentido de que no pudo retener la victoria en la capital política y económica de la entidad, a causa del mal gobierno de Evaristo Hernández Cruz.

A su vez, el líder estatal del PRI, Dagoberto Lara Sedas, tendrá que poner toda la atención en Huimanguillo, su municipio, para lograr el triunfo con el mejor candidato, de tal forma que asegure la recuperación de ese espacio que antes gobernó el PRD, ahora Morena, y en el que las condiciones son propicias para adjudicarse la victoria sin problema.

Ahora bien, Morena enfrenta un problema interno que no ha podido resolver por la ambición de algunos que quieren apoderarse de su dirigencia estatal, y, al momento de designar candidatos a diputados federales, diputados locales y presidentes municipales, seguramente muchos abandonarán desilusionados las filas de esa organización, y la división y el debilitamiento del partido podría ser evidente, sumado a los malos gobiernos municipales que, en los casos de Macuspana y Jalapa, ya fueron exhibidos por presunta corrupción.

Del lado de la oposición (PRI, PRD, PAN y MC) leemos y escuchamos declaraciones de líderes partidistas que echan campanas al vuelo y aseguran que van por buen camino; estas organizaciones empiezan a hilvanar acuerdos para formar una poderosa alianza que, según Javier Cabrera Sandoval, tan solo de mencionarla pone nerviosos a los inquilinos del palacio de gobierno.

Sin embargo, para que ésta se consolide se requiere una distribución equitativa de las candidaturas en los 17 municipios y no cómo hasta ahora el PRD pretende, pues su propuesta es dejar la candidatura de Centro al PRI, que sería muy difícil ganar por las razones antes expuestas, y a cambio busca quedarse con la mayoría de las postulaciones, incluido Huimanguillo, municipio de origen de Dagoberto Lara, donde el sol azteca no tiene ningún cuadro fuerte con posibilidades de triunfar.

Esa es la mejor oferta del negriamarillo, ceder la candidatura de Centro al Revolucionario Institucional, pero tanto Dagoberto Lara Sedas como Alejandro Moreno Cárdenas, líderes local y nacional del PRI, respectivamente, deben comprender que esa plaza no será entregada por Morena, porque es muy importante política, económica y electoralmente. Es decir, representa la joya de la corona en todos los sentidos.

Dagoberto tiene que trabajar muy bien el asunto de la alianza y mejorar su estrategia mediática. Es más, me atrevería a decir que el PRI, en una coalición, lleva ventaja en la mayoría de los municipios, porque la gente todavía está desencantada del pésimo gobierno de Arturo Núñez, a quien por cierto, a estas alturas no le han aplicado la ley y eso que, de acuerdo a declaraciones del gobernador Adán Augusto López Hernández, y dichos de la gente, desapareció el presupuesto de los seis años y muy poco, si no es que nada, fue el beneficio para el pueblo.

Sí Dagoberto pierde Huimanguillo en la mesa, sería un golpe fuerte para su carrera política, pues si algo le han criticado sus adversarios son dos derrotas electorales que pesan sobre su espalda, aunque en la realidad eso no es motivo para decir que haya fracasado, pues recordemos que Andrés Manuel López Obrador compitió dos veces por la gubernatura de su estado y nunca la ganó, compitió tres veces por la presidencia de la República y ahora es el jefe del Ejecutivo de la nación.