Inicio Buril Un diputado Verde con vocación de izquierda.

Un diputado Verde con vocación de izquierda.

122
0

Franja Sur

Un diputado Verde con vocación de izquierda 

René Alberto López

Este diputado está más enfocado a defender las causas sociales, que a sudar calenturas ajenas en pleitos personales, muy de moda en la 62 Legislatura del Congreso del estado. Hace unas semanas pidió desde la tribuna arreglar las carreteras de la entidad porque representan un peligro.

 

No sólo habló por hablar, sino que mostró documentos y fotos de la situación que prevalece en los caminos tabasqueños, principalmente de su natal Macuspana. Entra las imágenes había una, en la que se observa el camino de una comunidad, cuyo deterioro  dificulta el paso de alumnos a una escuela.  

 

También trae el tema de la erosión marina en Sánchez Magallanes, población costeña del municipio de Cárdenas, que podría desaparecer a causa del cambio climático, si las autoridades no atienden a tiempo el reclamo de ese pueblo de pescadores.

 

Los lugareños, con estudios en las manos, advirtieron al legislador que si las aguas del Golfo de México desbordan y pasan a las lagunas Carmen, Pajonal y La Machona se corre el riego de que esos volúmenes de agua inunden parte de los municipios de Cárdenas, Cunduacán y Comalcalco.

 

Y, esta semana ese mismo legislador tomó la tribuna más alta del estado para abogar por la seguridad, un tema candente que todo mundo anhela se resuelva.

 

Según explicó, “de cada 100 denuncias sólo el 12 por ciento de las averiguaciones son realmente investigadas por el Ministerio Público y en Tabasco se tiene una incidencia delictiva de 415 mil delitos”.

 

Este diputado tabasqueño tiene un estilo propio, que me hizo recordar a aquel legislador federal de izquierda Alejandro Gascón Mercado, quien cierto día que interpeló al secretario de Hacienda del entonces presidente Miguel de la Madrid, creo era Gustavo Petricioli Iturbide,  dijo:

 

“Quienes están escuchando por allá en un restaurante alejado de los barrios de la ciudad de México, o en algún ejido dirán: “En esa Cámara hay mucho ruido y pocas nueces”, lo que hay que preguntar es una cosa muy simple, es lo que me pidieron por teléfono que le preguntara a usted: ¿hasta cuando nos van a tener muertos de hambre?”      

 

Bien, en dos meses de la nueva Legislatura de Tabasco, nuestro personaje ya puso de moda las frases: “En Tabasco no estamos jodidos, estamos rejodidos”, y recientemente “aquí estaremos como el cuchillo de palo que no corta… pero les vamos a estar chingando”, lenguaje que escandalizo al presidente de la Cámara local.    

 

Se trata del legislador del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), José Manuel Lizárraga Pérez, médico de profesión y conocido como “Chene Lizárraga”.

 

Al hoy diputado lo conocí hace más de 20 años, cuando era militante del Partido de la Revolución Democrática (PRD). Él iba como parte del éxodo por la Democracia, acompañando a Andrés Manuel López Obrador, quien alegaba fraude electoral en los comicios de noviembre de 1994 y  realizó una marcha hasta el Distrito Federal.

 

Este franjero caminaba en ese éxodo, cubriendo la información para el diario La Jornada. Lo hicimos hasta la ciudad de Tuxtla, Veracruz, donde fuimos relevados por la reportera Rosa Isela Rodríguez, una extraordinaria compañera y toda una profesional del periodismo. Hoy es funcionaria en el gobierno de la capita del país.   

 

Corrían los primeros mese de 1995, Chene Lizárraga era el encargado, en la marcha, de irle curando los pies a los campesinos e indígenas chontales que realizaron el trayecto, algunos descalzos y otros en sandalias.

 

Desde entonces observé en Lizárraga una vocación social, adicto a las causas populares. Por eso, no me extraña que en la Cámara de diputados siga con ese mismo espíritu. Lo trae en la sangre, aunque sí, sorprendió que ahora milite en el PVEM y, haya ganado abanderando a ese partido.

 

Pero la sociedad lo que finalmente espera de sus diputados es resultados, más que discursos estridentes, y Chene Lizárraga está demostrando estar del lado del pueblo. Es sin duda, al menos hasta la fecha, distinto a varios legisladores que esta vez llegaron al Congreso del estado a tratar de presumir sus dotes de orador, pero alejados del pueblo, de las causas populares.