Inicio Buril Una opción ciudadana

Una opción ciudadana

258
0

Franja Sur:

Una opción ciudadana

René Alberto López 

ralopez22@hotmail.com

Aquel dicho: “más vale malo por conocido, que bueno por conocer”, no aplica para los partidos políticos.

Esas organizaciones cada vez se desgastas más, cada día la gente deja de creer en sus dirigentes. Ya no son capaces de llenarles el ojo a los ciudadanos, ante tantos años de engaños, simulaciones, demagogia, discursos huecos, trampas y otras lindezas que le han heredado quienes primero son militantes y luego se hacen gobiernos.

 

Sus mismos liderazgos y los perpetuos pleitos internos se han encargado de sumir en el desprestigio a las llamadas “entidades de interés público”.

 

Además, todos los partidos políticos tienen dueños, o bien, como tales se comportan quienes en su momentos están al mando de las siglas partidistas.

 

Por eso, en la incipiente democracia mexicana, ante el reclamo de muchas voces, la partidocracia ya no pudo seguir aguantando la puerta para no dejar pasar las candidaturas ciudadanas.

 

Hoy son una realidad y, no son pocos los ciudadanos atraídos por esta nueva herramienta, que les abre la oportunidad de hacer carrera política bajo este modelo, sin las presiones y vicios que acarrean los partidos políticos, cada vez más desarraigados de la sociedad.

 

Baste ver el abstencionismo en los comicios. Cada vez concurren menos electores a las urnas. Apenas en la jornada electoral del pasado 13 de marzo sólo votó el 35 por ciento del padrón del municipio de Centro. Ese es el reflejo del repudio popular a los políticos y sus partidos.

 

Pero no hay mal que dure cien años y las candidaturas ciudadanas podrían ser una salida saludable para terminar con tanta podredumbre en la política, para cambiar a este México devastado por su clase gobernante.

 

Bien, en el estado de Tabasco, la población tendrá la oportunidad de observar, por primera vez, la presencia de uno o varios candidatos ciudadanos, contendiendo por la gubernatura del estado.

 

Manuel Paz Ojeda, es un empresario tabasqueño que ya levantó la mano para participar por esa alternativa. Tiene la ventaja de no estar contaminado con la mancha de los partidos políticos.

 

El día de ayer lo recibimos en las instalaciones del Pentágono, donde platicó ampliamente de su proyecto. Sus propuestas nos parecieron benéficas para el estado.

 

Parece una tarea titánica a emprender, difícil, pero lo importante es que se tiene confianza, que se la cree y confía en su estado, en la gente que como él, está aburrida, hastiada de la clase política de siempre.

 

No va sólo por el puesto, por el cargo, tiene el deseo de transformar muchas cosas. Trae en su sangre inquietudes del pueblo, es también de los que critican a diario las fallas de los gobernantes, con la diferencia de que tiene propuestas, soluciones y está dispuesto a tomar el toro por los cuernos.

 

Los periodistas del Pentágono escuchamos con atención sus planes, lo medimos, lo tanteamos, y como dice la canción: sus ojos no mienten.

 

Sólo está esperando los tiempos, pero trae muchas ganas de tomar parte en la competencia y, lo mejor, de romper con vicios arraigados en Tabasco por culpa de los políticos tradicionales y sus partidos.

 

Ahí está, pues, listo Paz Ojeda, una tercera vía para el golpeado pueblo tabasqueños, fatigado de más de lo mismo.

 

@ralopez22 @el_papiro