Inicio Testigo Fiel Videoescándalo, otro show mediático

Videoescándalo, otro show mediático

404
0
Testigo fiel

Por: Jesús Torres

Videoescándalo, otro show mediático

Además del espectáculo que realiza en sus mañaneras para desviar los temas que más interesan a la nación, el presidente de este país, Andrés Manuel López Obrador dejó de un lado a finales del mes de julio la ‘rifa’ del avión presidencial y centró su show en el caso del ex director de Pemex,  Emilio Lozoya Austin, vinculado a proceso por recibir supuestos sobornos de la empresa Odebrecht.

No importa que el país vive su peor momento por las 57 mil muertes que ha dejado la pandemia, así como más de medio millón de infectados por el coronavirus; el clima de violencia que ha enlutado miles de hogares, el aumento en los feminicidios y el derrumbe de la economía que golpea el bolsillo de todos los mexicanos.

El oriundo de Tabasco está más empeñado en sacar raja política desde el púlpito de Palacio Nacional con miras a las elecciones intermedias del próximo año, es lo único que lo mueve. Demeritar a sus opositores para posicionar a Morena.

Por eso sólo quiere que se hable del reciente videoescándalo en el que se observa a personajes de baja estofa del PAN recibiendo dinero  en oficinas del Senado de la República por parte de un supuesto funcionario de Pemex.

Incluso en las mañaneras, López Obrador se quejó que los medios de comunicación no le hayan dado tanta difusión a este hecho, como sí ocurrió con el ‘Señor de las Ligas’, su actual colaborador, René Bejarano, quien fue cachado en abril de 2004  recibiendo pacas de billetes para su campaña política.

Donde no deben estar muy contentos con esta filtración es en la Fiscalía General de la República (FGR), según fuentes de la dependencia, la grabación no es parte de las pruebas que dio Lozoya en su denuncia presentada la semana pasada.

Pero además, la FGR sabe que no puede darse a conocer este tipo de material, que el ex director de Pemex entregaría a las autoridades en los que supuestamente aparecen legisladores y dirigentes de partidos opositores recibiendo sobornos, pues se estaría violando el debido proceso.

De ocurrir así, el caso sólo se prestaría para el linchamiento mediático con un sesgo político, como ya se está viendo. Al país, circo, maroma y teatro.