Inicio Testigo Fiel Violencia marca elecciones

Violencia marca elecciones

330
0
Testigo fiel
Por: Jesús Torres
Violencia marca elecciones
Como era de esperarse, la violencia electoral se hizo presente durante los comicios de ayer domingo en lo que fue considerada la jornada electoral más grande de la historia de México.
Incluso un día antes de las elecciones se reportaron agresiones y muertes de activistas políticos como el caso de Pueblo Nuevo, Chiapas donde asesinaron a cinco perredistas.
En Oaxaca desde que se aperturaron las casillas se reportaron varios hechos en los que intervinieron grupos armados que robaron boletas, hubo quema de casillas y pobladores incendiaron la sede del Consejo Electoral de Juchitán.
En Mixtequilla, en el Istmo oaxaqueño se tuvieron que suspender las elecciones por la quema de casillas.
Un caso similar ocurrió en el municipio de La Yesca, Nayarit autoridades donde se cancelaron las elecciones por la toma del Consejo Municipal.
En Metepec, estado de México un grupo de vándalos destrozaron casillas y atacaron a funcionarios electorales.
En Campeche, grupos de choque vinculados al candidato de Movimiento Ciudadano, Eliseo Fernández se enfrentaron a balazos con la policía estatal.
Se reportaron ciudadanos heridos y la detención de delincuentes.
Hasta las 6 de la tarde que se cerraron las votaciones, el reporte de actos violento había aumentado en otras zonas del país como en la casilla electoral de  Terrazas del Valle, Tijuana donde sujetos aventaron una cabeza humana.
Mientras tanto en Guanajuato, un grupo armado abrió fuego en las oficinas del PAN.
En Naucalpan se logró la detención de 33 personas que intentaban destruir casilla.
En Tabasco, la tierra y agua de López Obrador el PRI documentó la intromisión de la policía y funcionarios de gobierno en la jornada electoral de este domingo.
Después de todo, de acuerdo con el INE se lograron instalar el 94.92 de las casillas en el país y se estimó que sólo 2 de cada 10 mil ánforas tuvieron problemas, lo que significa que la organización de las elecciones fueron todo un éxito, salvo el ingrediente de la violencia.